Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Esta noche se inaugura el Salón de Julio

Luego de una controvertida etapa previa a su inauguración por la cláusula de censura previa existente en sus bases, esta noche a las 19:00 abrirá sus puertas al público la 52 edición del Salón de Julio Fundación de Guayaquil.
José Hidalgo recibió la noticia por celular. Estaba en el Colegio Liceo de Los Andes de Mapasingue, donde trabaja, cuando al mediodía de ayer respondió por fin a las reiteradas llamadas del Museo Municipal. Peggy Artieda, la responsable de relaciones públicas de la institución, le informó que era el ganador de la Quincuagésima Segunda Edición del Salón de Julio, cuyo primer premio está dotado de $ 10.000. “Ha sido muy emocionante”, declaró el artista, contactado por Diario EXPRESO vía telefónica. “Estoy contento porque sabía que era una obra que se defendía y fue un trabajo casi psicótico. Pero en los salones los premios son relativos, los jurados tienen una subjetividad informada y si cambias a las personas van a ver algunas variantes”. Según la reseña que presenta diario Expreso de los ganadores. 

El artista guayaquileño, de 24 años, que está por graduarse en artes visuales en el Instituto Tecnológico de Artes del Ecuador (ITAE), obtuvo el primer lugar por el trabajo “Non Signal”. Se trata de 10 folios de cartulina plegable en los que ha creado un motivo con la apariencia de una impresión digital a partir de simples garabatos. En la obra, los trazos circulares e irregulares de esferográficos de tres colores (azul, rojo y negro) llenan la superficie de dos por tres metros.


Publicidad

“Non Signal” (no hay señal) mereció el primer lugar, según el jurado, porque se somete a un diseño formal contradictorio. El acta de premiación exalta a la pieza como una creación que, trabajada desde el imaginario de las tecnologías de la información, introduce una operación manual de “carácter artesanal precario” que crea una gran paradoja.

El jurado de selección internacional estuvo integrado por el argentino Carlos Gómez Centurión, el chileno Francisco Brugnoli, además de las ecuatorianas Larissa Marangoni y Sara Bermeo, como directora. Ellos escogieron las obras premiadas entre 25 que había preseleccionado un jurado nacional (de 149 presentadas).

Para Brugnoli los tres trabajos premiados están signadas por un lenguaje que bebe del diseño gráfico y de la reiteración formal, algo atribuible a “estas obsesiones de que vivimos de lo mismo”. El artista también aprovechó para subrayar la paradoja que entraña el primer premio que enfrenta la realidad tecnológica y la operación manual, “que va desapareciendo frente a esta mecánica”.

El segundo premio ($ 6.000) fue para “El efecto de algunos deseos”, acrílico sobre tela del artista Marcos Restrepo Burgos. El jurado destacó su “efecto empático” y su coherencia progresiva, desde un discurso abstracto muy riguroso hasta formas ligadas a diseños de estampados industriales.

Con “Proyecciones en el espacio”, de gran carga conceptual, Fabio Bajaña Constante se hizo con el tercer premio ($ 4.000). Con el uso de un material “pobre” como los papeles de una guía telefónica, el artista recrea a través de dobleces y papeles de diferentes tonos, la fachada del Palacio de Justicia de Guayaquil. Un efecto “poético melancólico” y a la vez “un cuestionamiento político a la institucionalidad” que alude a un desamparo connotado, según el jurado, que entregó cuatro menciones de honor.

Las 25 obras admitidas serán expuestas desde hoy a las 19:00, cuando el museo inaugure la nueva edición del Salón de Julio, el concurso artístico más importante de la ciudad.

Alexander García Vizcaíno