Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Encuentro Nacional de Teatro callejero en Quito

En Quito está tomando lugar el III Encuentro Nacional de Teatro Callejero, organizado por los Perros Calle… jeros.


Publicidad

Una treintena de jóvenes teatreros de la calle. Los tambores y una flauta marcan el ritmo en el parque El Arbolito. El maestro colombiano Juan Monsalve observando y guiando a esos talleristas. Tras el receso llegan las improvisaciones y después de ellas, la palabra y el consejo del maestro. Eso en los talleres que se dieron durante la I era etapa, informó diario El Comercio.

A partir de hoy, la cita presenta su segunda etapa: la de las funciones; son varios los lugares donde estas se llevarán a cabo hasta el viernes 12. Además de Monsalve y los organizadores, participan Rukullacta, Eclipse Solar, La Buena Compañía, Jaime Guevara, Manicho, Paolo Ladino, Thame, Teatro del Cronopio, Kallampa y Choquilla.

Pero más allá de la coyuntura del encuentro caben planteamientos en torno a este arte (vanamente considerado menor), en torno a sus relaciones con la utilización del espacio público, sus temáticas y acercamientos con la cotidianidad el público.

Remitiéndonos a la historia en Latinoamérica. Monsalve señala que este movimiento se inició en los años 60, creció en los 70, para declinar en los 80 y 90, y renacer en el 2000. Renació como un teatro importante al momento de recuperar la memoria y la cultura popular; así como para reflexionar en la plaza pública sobre conflictos sociales contemporáneos.

Claro, la del teatro de calle es una tradición que se remonta al medioevo y a la época renacentista, cuando plazas y atrios de iglesias eran escenarios de juglares y trovadores. El teatro de calle se ha ido nutriendo de prácticas de artes afines, como las musicales y las circenses, hay acrobacia, malabares, la presencia del payaso; a lo que se suma la impronta actual de la narración oral. Asimismo ha habido grupos referentes como el Living Theater, de EE.UU., y el danés Odin Teatret.

A Ecuador llegó de la mano de los poetas de la ‘lleca’, Bruno Pino y Héctor Cisneros (cuyos hijos son Los Perros Calle… jeros), se conformó con las representaciones del ‘maestro’ Michelena y de grupos posteriores como Eclipse Solar.

Ante la irrupción de los primeros años (y también persecución por parte de los gobiernos), Monsalve halla ahora mayor apertura hacia los espacios públicos. Aunque, como lo explica Francisco Cisneros, de los Perros…, siempre están los papeleos burocráticos y la Policía exigiendo permisos. Para él, hacer teatro siempre es ruptura y hacer teatro de calle siempre es un reto, pues supone contagiar de un acto extracotidiano al día a día del transeúnte: un espectador transitorio, que muchas veces observa un momento y se va con una marcada impresión.

Y se llega al público desde el humor. Un humor que se inserta en el habla cotidiana para tratar temas múltiples, sociales o ecológicos; contrarios al teatro de sala que –según Monsalve– permite mayor concentración y tratamientos de conflictos más íntimos. Las de la calle son temáticas que llevan implícita la huella de la ritualidad, no desde lo ceremonioso, sino desde lo festivo, son manifestaciones alentadas por las celebraciones populares, por la comparsa.

Ante cierto estigma que podría seguir cayendo sobre los teatreros de la calle, Francisco Cisneros hace referencia a aquellos que no toman con seriedad esta manifestación, que adoptan esta práctica como una forma de “salir al paso” y ganarse unos pesos; esa condición –con la que no concuerda– hace que sean vistos como vagos o mendigos pidiendo caridad.

Para fortalecer su presencia en el espacio público y para compartir el conocimiento técnico de este arte, surgió el Encuentro Nacional de Teatro Callejero. Según Cisneros, es más que una cuestión romántica para juntar a la gente de la calle, es para cooperar y para crecer.

Actividades del Encuentro

Esta tarde, desde las 16:00, en la Plaza del Teatro, se dará la inauguración del Encuentro.

Mañana, a las 19:30, en el Teatro Prometeo será la primera sesión de Teatro primitivo.

El sábado 6, habrá una Velada Libertaria con arte urbano. Además hay funciones en los sectores de Alangasí, El Quinche y La Ferroviaria.