Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Warhol y Basquiat mano a mano en Dinamarca

Una exposición que conjuga pop  y street art. Warhol, el mentor, Basquiat el talento encontrado.


Publicidad

La colaboración intensa y fructífera entre Andy Warhol (1928-1987) y Jean-Michel Basquiat (1960-1988) rompió algunos tópicos sobre los celos entre artistas establecidos y emergentes. Separados por más de treinta años de edad, procedentes de círculos casi divergentes, los dos artistas se complementaron y admiraron mutuamente, informó 20 minutos.

Entre 1983 y 1985 trabajaron a cuatro manos con un alto nivel de inspiración y productividad. Pintaron 130 óleos que firmaron a medias y que ahora se exponen en Warhol & Basquiat, una muestra del ARKEN Museum of Modern Art de Ishøj (Dinamarca).

Los cuadros fueron realizados en el estudio the Warhol, The Factory, al que Basquiat había acudido por primera vez en octubre de 1982, cuando todavía era un grafitero que no había dado el salto a los museos. Se dice que Warhol le hizo una Polaroid y que Basquiat se fue corriendo a su propio estudio, del que volvió dos horas más tarde con un óleo aún fresco en el que aparecían él y Warhol.

“Batalla de pinturas”

Al cabo de poco más de un año, en diciembre de 1983, empezaron a pintar juntos por consejo del marchante europeo de Warhol, Bruno Bishofbergern. Trabajaban a un ritmo frenético en lo que llamaban “batalla de pinturas”: Basquiat invadía, con su estilo callejero y semi improvisado, las serigrafías de Warhol. A éste le inspiraba el estilo icónico y grafitero de Basquiat.

Tras una exposición en la Galería Tony Shafrazi de New York en 1985, la colaboración se rompió. Algunas críticas acusaban a Wararhol de estar explotando el mayor genio artístico de Basquiat (al que llamaban “mascota”) para impulsar su carrera. El joven artista, profundamente afectado, nunca más volvió a aparecer por The Factory.

Los artistas, que nunca volvieron a verse, murieron en Nueva York con poca diferencia. Warhol, el 22 de febrero de 1987, de un fallo cardíaco post-operatorio. Basquiat, el artista negro más famoso de los EE UU pese a tener sólo 27 años por entonces,  falleció el 12 de agosto de 1988 por una sobredosis de heroína.