Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El ‘Film’ de Tacita Dean en la Turbina de Londres

 


Publicidad

La inmensa sala Turbina de la Tate Modern de Londres vuelve a acoger una obra de gran formato. Esta vez un filme de la artista Tacita Dean presenta un filme en 35 mm, el formato tradicional de cine, en una obra titulada sencillamente Film, en la que sobre una pantalla vertical gigante (contrario al formato que suele verse en cine que es horizontal) reproduce imágenes que la artista ha filmado, editado y trabajado que presenta imágenes de la vida real.

Son árboles, cascadas, relojes, caracoles, burbujas gigantes y escaleras mecánicas que conforman un “poema visual” de 11 minutos, tal y como lo ha calificado su autora, como lo publicó diario El País.

Para Tacita Dean el video digital y la película tradicional son “como la escultura y la pintura”, tan distintos que uno jamás debería sustituir al otro. “No es que lo digital sea peor o mejor que la película, sencillamente son completamente distintos”. Dean, de 45 años, desearía que nunca se perdiera este formato en peligro de extinción y ha expuesto sus motivos en una pantalla de trece metros de altura al fondo de la sala de turbinas de la Tate Modern.

A ambos lados de la pantalla los agujeros que arrastran las películas de 35 milímetros recuerdan al visitante que no está ante una imagen hecha de ceros y unos. Ella misma se ha encargado de filmarla y reproducirla de manera artesanal, analógica y sin ningún tipo de post producción digital. También coloreó a mano algunos de los fotogramas como en los inicios del cine.

En paralelo, Tacita Dean ha publicado un libro titulado Film, igual que la obra expuesta en la Tate, donde refuerza con palabras los argumentos visuales que expone en el museo de arte contemporáneo. En la publicación repasa las diferencias entre el formato digital y la película analógica y explica por qué la sociedad no ha de abandonar los 35 milímetros, un formato inventado hace 125 años. La instalación es una creación encargada por la Tate para la 12º comisión anual patrocinada por la multinacional Unilever.

La cámara de turbinas

Esta inglesa residente en Berlín fue finalista del premio Turner en 1998. Aunque su formación se centró en la pintura es conocida por sus obras visuales, entre ellas su trabajo Presentation Sisters, una filmación de una hora que refleja la rutina diaria de un convento.

Pero, ¿por qué en esta excepcional sala de cine la película es muda y vertical? “Después de que la Tate me encargara el trabajo observé la sala de turbinas desde lo alto. Es evidente su verticalidad así que decidí mostrarlo de arriba abajo en vez que de izquierda a derecha. Giré la lente Cinemascope de la cámara 90 grados y no sólo funcionó sino que obtuve un efecto bastante mágico”, comenta Dean. La falta de sonido también es consecuencia directa de las características especiales de la emblemática sala, que fue un día la cámara de turbinas de esta antigua central eléctrica a orillas del Támesis . “No quería silenciar su característico sonido de voces y pasos que retumban en el edificio”.

En los últimos meses la nave principal de la Tate ha estado vacía y el último trabajo que se expuso allí fue la alfombra de pipas de porcelana del artista chino Ai Weiwei.