Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Policía busca Picasso robado en museo de Colombia

BOGOTA (AP) — La Policía colombiana buscaba el martes un grabado de Picasso, de la colección del escultor Edgar Negret, que desapareció de un museo provincial la semana pasada.


Publicidad

El robo se produjo el 21 de octubre por la tarde, cuando aún estaban abiertas las puertas de la “Casa Museo Negret & Museo Iberoamericano de Arte Moderno de Popayán (MIAMP)”, ubicado en la ciudad de Popayán, en el departamento de Cauca, a unos 370 kilómetros al suroeste de Bogotá.

La obra, sin título, es un grabado en aguafuerte de 37 centímetros por 45, en el que aparecen tres personajes y fue realizado por Picasso en la década de 1930. El colombiano Negret, actualmente de 91 años, donó al museo el grabado en 1994.

“Con el apoyo de la Fiscalía y la Policía estamos realizando una investigación sobre esa situación y la ubicación de la obra de Picasso”, dijo el martes en diálogo telefónico el coronel Edgar Joya, comandante de la Policía en Popayán.

Aún no hay pistas sobre los autores del robo de la obra, valuada en unos 120 millones de pesos (unos 63.000 dólares).

Las autoridades ofrecen una recompensa de hasta 10 millones de pesos (unos 5.200 dólares) por datos que lleven a la recuperación de la obra, dijo el oficial.

El Picasso robado era la única obra del artista español en la colección del museo, que cuenta con un total de cerca de 250 piezas, dijo Oscar Hernández, director del museo.

“Cuando se fueron a apagar las luces, faltando un cuarto para las seis de la tarde (2245GMT) me dí cuenta que ya no estaba el Picasso, estaba únicamente el marco, pero la obra no estaba” en la pared de la sala donde se exhibía, dijo Hernández en entrevista telefónica.

Hernández dijo que no hay registros de una relación directa de Negret con Picasso y que probablemente el colombiano, quien es admirador de la obra del cubista, adquirió la obra cuando vivió en España a fines de la década de 1950