Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El poeta chileno Nicanor Parra ha ganado el Premio Cervantes

Madrid, 1 dic (EFE).- El poeta chileno Nicanor Parra ganó hoy el Premio Cervantes 2011, considerado el Nobel de las letras hispanas y que concede el Ministerio de Cultura de España al conjunto de la obra de un autor.


Publicidad

El fallo de este premio, que está dotado con 125.000 euros (168.000 dólares), fue hecho público por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, en una rueda de prensa en la que explicó que la decisión del jurado se produjo por mayoría tras ocho votaciones.

Nicanor Parra (San Fabián de Alico, Chile, 1914) es poeta y académico, además de matemático y físico, y está considerado uno de los grandes “antisistema” del universo poético. Parra, creador de la corriente llamada antipoesía, es hermano de la célebre cantautora Violeta Parra, fallecida en 1967.

Parra, distinguido con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2001, es el único superviviente del trío más famoso de poetas chilenos, junto a Pablo Neruda y Vicente Huidobro. Además, tiene una obra de poesía visual, realizada conjuntamente con Joan Brossa.

Después de publicar en 1937 Cancionero sin nombre, muy influido por el popularismo de García Lorca, en 1954 llegó el libro que marca su obra y parte de la poesía latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX, Poemas y antipoemas. Posteriormente, publicó Versos de salón (1962), que incluía un poema en el que afirma que “durante medio siglo / la poesía fue / el paraíso del tonto solemne. / Hasta que vine yo / y me instalé con mi montaña rusa. / Suban, si les parece. / Claro que yo no respondo si bajan / echando sangre por boca y narices.

Ha sido un autor muy prolífico, sus obras completas, en proceso de publicación por Galaxia Gutenmberg, alcanza las 2.000 páginas. En 1977 publicó Sermones y prédicas del Cristo de Elqui, sobre un visionario místico que predicaba por las minas del norte de Chile. Antes del Cervantes, ya tenía los premios más importantes de la lengua española, el Juan Rulfo, en 1991, y diez años después el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

Parra ejerció influencia, entre otros, en el fallecido Roberto Bolaño, quien consideraba a Parra a la altura de Borges y César Vallejo, dijo de él: “Escribe como si al día siguiente fuera a ser electrocutado” y “el que sea valiente, que siga a Parra”. Representa la adaptación a la lengua española de lo que el crítico Julio Ortega llamó “el dialoguismo civil de la moderna poesía inglesa”, más cercana al lenguaje hablado y de la conversación que la elevación lírica y a veces épica de su compatriota Pablo Neruda.

En 1948, en una poética para una antología ya había acuñado los términos a los que ha permanecido fiel en su obra, dijo: “Busco una poesía a base de hechos y no de combinaciones o figuras literarias. Estoy en contra de la forma afectada del lenguaje tradicional poético”.

Desde 1976 han recibido el Cervantes, considerado como el Premio Nobel de las letras castellanas, 36 escritores españoles e hispanoamericanos. Este premio, creado en 1975 por el Ministerio de Cultura de España, reconoce la figura de un autor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico. Y aunque no figura en la bases del premio, habitualmente se cumple una tácita que reparte alternativamente el galardón entre Hispanoamérica y España. Se ha cumplido una vez más ya que la pasada edición recayó en la catalana Ana María Matute.