Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Tate Britain explora el impacto de las “migraciones” en el arte británico

 


Publicidad

Una colección de lienzos, esculturas y obras multimedia de artistas extranjeros que influyeron en el arte británico a lo largo de los siglos fue inaugurada hoy en la galería de arte londinense Tate Britain.

Bajo el título “Migraciones: Viajes al Arte Británico”, esta exposición reúne hasta el 13 de marzo un centenar de obras desde el siglo XVI hasta la actualidad, creadas por artistas de todo el mundo que llegaron al Reino Unido en distintas oleadas migratorias y contribuyeron a configurar el arte del país.

 

 

La muestra recoge una amplia variedad de obras, con predominio de los retratos, fruto del intercambio de artistas entre Estados Unidos, Francia y Reino Unido en el siglo XIX, una selección de piezas en soporte multimedia y una panorámica de artistas judíos.

El público puede disfrutar de los retratos al óleo del holandés Anthony van Dyck (1599-1641) o del pintor italiano John Singer Sargent (1856-1925), los lienzos neoclásicos del italiano Canaletto (1697-1768) y una muestra de obras de artistas judíos que se refugiaron en Reino Unido huyendo del nazismo, como Jankel Adler (1895-1949).

La colección incluye también algunas esculturas, como “Máquina de burbujas” diseñada por David Medalla en 1961, que cuestiona el estatismo de esa manifestación artística al cambiar de forma constantemente, según explicó a Efe Tim Batchelor, uno de los comisarios de la exposición.

Se trata de una pieza de cristal de color blanco que expulsa continuamente espuma de jabón.

La época contemporánea está representada en “Migraciones” por una colección de obras multimedia en las que el vídeo es el canal para expresarse, como “Static 2009” del artista y director de cine británico Steve McQueen, un corto de la Estatua de la Libertad filmado desde un helicóptero.

“El público debería venir a esta exposición porque desafía las concepciones previas del arte británico y muestra las conexiones entre los artistas a lo largo de los siglos, sus desplazamientos y su impacto en la definición de lo que es el Reino Unido hoy”, afirmó Batchelor. EFE