Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Museo Stedelijk inaugurará en otoño su edificio “la bañera”

Amsterdam (Holanda), (EFE).- Bautizado ya como “la bañera” por los holandeses, el nuevo edificio del Stedelijk, el museo de arte moderno y contemporáneo más relevante de Amsterdam, que lleva nueve años cerrado por obras de renovación y ampliación, se va a inaugurar en otoño próximo.


Publicidad

La directora del Stedelijk, Ann Goldstein, informó en una visita con periodistas al centro que alberga obras de Jason Pollock, Richard Serra, Andy Warhol, Piet Mondrian, Kazimir Malevich, Wassily Kandinsky o Marc Chagall, que las obras acabarán el próximo 26 de abril.

Un día en el que por fin se dará a conocer cuándo se inaugurará oficialmente este museo de 10.000 metros cuadrados, vecino del Museo Van Gogh, que exhibe cuadros de Vincent Van Gogh cedidos por el Stedelijk, y del museo Rijksmuseum, también cerrado por obras y que volverá a abrir al público en 2013.

La ampliación del museo dependen de los arquitectos holandeses Mels Crouwel y Joost Vos, del estudio Benthem Crouwel Architects, de Amsterdam, y los holandeses han empezado a referirse al edificio como “la bañera” por la forma de su fachada blanca, que se asienta en varias vigas blancas.

Es una nueva construcción cuya función es dar más servicios al antiguo inmueble del Stedelijk, que fue fundado por un grupo de ciudadanos en 1874.

El arquitecto Mels Crouwel dijo a Efe, que la idea del nuevo edificio de la plaza de los Museos de Amsterdam era “continuar con la identidad del museo: el blanco”.

El color blanco se convirtió en seña de identidad del Stedelijk cuando Willen Sandberg, director de la institución, ordenó pintar las salas de exposiciones en ese color en 1945.

Crouwel contó que la fachada ovalada de la nueva estructura es completamente blanca, porque quería “sacar el blanco del interior del edificio antiguo al exterior”, “continuar con el blanco fuera del museo”.

Para ello, ha innovado con la utilización de un material: el “twaron”, una fibra sintética y muy ligera -27 kilos por metro cuadrado- utilizada para fabricar barcos y aviones.

Algunas claves del nuevo museo son que deja entrar la luz natural de forma cenital en salas de la antigua sede, y la acústica de la sala de 1.100 metros cuadrados destinada a exposiciones temporales. EFE

bp/is/cr

Sitio web imagen:  buscador.emol.com