Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La baronesa Thyssen vende cuadro de Constable en $35 millones

Londres, (EFE).- Entre una enorme expectación y polémica, el cuadro “La esclusa” (“The lock”) de John Constable, una de las joyas de la colección privada de Carmen Thyssen, se vendió en una subasta en Londres por 22,4 millones de libras (27,89 millones de euros/35, 1 millones de dólares).


Publicidad

El llamado “precio de martillo” del Constable -sin incluir la comisión de la casa de subastas- fue de 20 millones de libras (24,88 millones de euros/), durante una rápida puja que partió de los 17 millones de libras (21,15 millones de euros/31,3 millones de dólares).

“La esclusa” es “una de las pinturas más importantes que se han vendido en Londres en las últimas décadas”, según Christie’s, e instituciones y coleccionistas sobre todo del Reino Unido habían mostrado un interés enorme por una obra fundamental de uno de los artistas ingleses más apreciados.

El pasado 29 de mayo fue la propia la baronesa Thyssen la que anunció que vendía esa pintura de su colección para conseguir liquidez a pesar de que le resultaba “muy doloroso”, lo que revolucionó el mercado del arte.

La venta de una obra de tanta importancia dentro de la colección de la baronesa no ha estado exenta de polémica y Norman Rosenthal, uno de los patronos de la Fundación Colección Thyssen, presentó ayer su dimisión en desacuerdo por la subasta.

Tanto Rosenthal como la también patrona Francesca de Habsburgo, hija del barón Thyssen, ya fallecido, habían mostrado su oposición a la venta de una de las seis pinturas que forman parte de la serie más famosa de Constable (1776-1837) y la única que permanecía en manos privadas.

En su carta de dimisión, el patrón dijo que la subasta del Constable “representa una vergüenza moral para todos aquellos implicados, especialmente para Tita (Carmen Thyssen)”, según recogió la prensa británica, que se ha hecho eco de la polémica.

En este sentido, Evelio Acevedo, director gerente del museo Thyssen, matizó que la baronesa tiene prestado el cuadro al museo por lo que legalmente le debe ser devuelto si lo pide y apuntó que Carmen Thyssen informó simplemente por “cortesía” al patronato.

Según los términos del acuerdo de préstamo, la baronesa tiene derecho a vender un 10 por ciento del valor total de la colección, fijado en 800 millones de euros (1.008 millones de dólares), y la venta del Constable supone menos del 5 por ciento.

El barón Heinrich von Thyssen adquirió la obra de Constable el 14 de noviembre de 1990 en la casa de subastas Sotheby’s por 10,78 millones de libras (casi 13 millones de euros/16,9 millones de dólares), el mayor precio pagado hasta aquel momento por un cuadro de un autor británico.

La obra, de 142,2 por 120,7 centímetros, forma parte de una serie de seis pinturas que Constable denominada “sixfooters”, por medir alrededor de los seis pies (1,83 centímetros) de alto, y muestra un paisaje del valle de Dedham, en el condado de Suffolk (este de Inglaterra).

Se trata de la esclusa del molino de Flatford en el río Stour, del que el padre de Constable era propietario, por lo que se trataba de un lugar muy familiar para él.

Junto con a este paisaje hoy se subastó una colección de 63 pinturas entre las que se encontraba “Un busto de hombre con gola y sombrero” de Rembrandt, que se vendió por 8,44 millones de libras (10,49 millones de euros/13,2 millones de dólares). EFE

raa/psh/ea