Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Soliloquio épico coral en el Teatro Sánchez Aguilar

Guayaquil.- “Soliloquio épico coral o Los hombres que no podían montar la obra de un autor al que no le interesaban que lo entiendan”, se presentará en la  Sala Zaruma del Teatro Sánchez Aguilar los días 17, 18 y 19 de agosto.


Publicidad

Debilitados en su fe por continuos naufragios, un grupo de hombres se reúne para un hecho sustancial: surcar los mares infinitos de su mediocridad ó morir en el (tercer) intento.

El elenco está integrado por Juan Coba, Marcelo Leyton, J. Antonio Coba y Aníbal Páez.

La dramaturgia y dirección está a cargo de Aníbal Páez. Los textos son de Sergio Román, Juan Coba, Marcelo Leyton, Lalo Santi, J. Antonio Coba y Aníbal Páez.

Edición musical de Manolo Larrea y J. Antonio Coba, y producción general a cargo del Teatro ARAWA de la universidad de Guayaquil

Duración: 50 minutos.

Lo que se ha dicho del trabajo:

Soliloquio épico coral, las formas de inventar el teatro. Precisa en el trazado de las acciones y en la alternancia de ritmos y situaciones, la obra desnuda el trabajo cotidiano de un grupo y nos pone a mirar desde la trasescena. El laboratorio, la búsqueda descreída y el testimonio personal calibran desde el salón de ensayos una muy peculiar relación con los sueños y utopías latinoamericanas y esa relación encuentra sustento obviamente en la necesidad de confrontar una identidad y de sabotear los lugares comunes que paralizan y aletargan los procesos de creación e intervención desde las artes……Buenas actuaciones y sobre todo una excelente comunicación grupal que hace posible el diálogo diáfano del colectivo con el espectador, hacen de la propuesta de ARAWA una de las piezas más sugerentes de la escena guayaquileña…” Jaime Gómez Triana, crítico cubano, El Universo, septiembre 13 del 2010.

http://www.teatrosanchezaguilar.org/index.php/79-inicio/190-soliloquio

Imagen: cortesía