Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Galería NoMíNIMO celebra su segundo aniversario

Guayaquil.- El 9 de noviembre, Pily Estrada, Eliana Hidalgo y Romina Muñoz celebraron el segundo aniversario de  NoMíNIMO, la galería  ubicada en Plaza Lagos Town Center, en el km. 6.5 de la vía Samborondón.


Publicidad

En estos dos años, NoMíNIMO ha exhibido a más de 100 artistas y fotógrafos; inaugurado 14 exposiciones; presentado más de 25 charlas, conversatorios y talleres; abierto más de 13 cursos; tenido más de 100 alumnos; gestionado 1 evento internacional en Guayaquil; producido exposiciones en Cuenca y Bogotá; y expuesto en tres ferias internacionales, por lo que motivos para celebrar no les faltan.

Actualmente, NoMíNIMO exhibe “Nada sencillo, COMPLICAR EL DIBUJO”, con obras de Estéfano Rubira, Marcos Restrepo, Roberto Noboa, Javier Gavilanes, Jimmy Lara, Luis Mantilla, y Daniel Salamanca.

Para Romina Muñoz: “nuestra exposición es algo que se pensó como maneras de abordar al dibujo, son artistas que vienen trabajando sobre el tema del dibujo, pero de una manera pictórica. Está hecha con un proceso a la inversa de lo que por lo general se entiende clásicamente  que se construye un cuatro,  desde el dibujo como la arquitectura de un cuadro para llegar a un resultado pictórico, mientras que aquí partes de un proceso pictórico generando el trabajo del color, generando esta suerte de atmósferas a través de ciertas tratamientos, tonalidades, etc., para terminar llegando a lo que debía ser el esqueleto, lo van como que desnudando y llegan al dibujo”.

“Encontramos varias formas de abordar el tema”, continúa Romina, “como Marcos Restrepo, con su preocupación sobre la abstracción, como los ideales de arquitectura de Luis Mantilla,  o las obras de Estéfano Rubira, que ponen todos estos hitos del mundo modern, que son importantes para el proceso cultural de occidente, que, de repente, son intervenidos por los dibujos que su hija de cuatro años hace, entonces, es como una manera de rebelarse al proyecto cultural”.

“Tenemos a Roberto Noboa, con un tratamiento muy poético, con paisajes subjetivos cargados con todas las contradicciones que él encuentra en su mundo, y que nos plantea sus preocupaciones con estos paisajes caóticos. A Javier Gavilanes con esa grúa que sube estos bloques de regalo hechos de concreto, siempre evocando estos pilares fuertes que occidente ha tratado de establecer.”

“Nada sencillo, COMPLICAR EL DIBUJO”, estará expuesta en la galería NoMíNIMO hasta el 15 de noviembre.

mrjc/Fotos LaRepublica