Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fotografías de Dennis Hopper en Museo Picasso de Málaga

Málaga (España), 29 abr (EFE).- El actor Dennis Hopper estará siempre en el imaginario colectivo a lomos de una Harley Davidson desde que dirigió y protagonizó “Easy rider”, pero el Museo Picasso de Málaga (sur) desvela desde hoy sus facetas de fotógrafo, artista plástico y amigo de destacados creadores de los sesenta.


Publicidad

Son 141 fotografías en las que aparecen Allen Ginsberg, John Wayne, Dean Martin, Paul Newman, Brian Jones, Ike y Tina Turner, James Brown o Martin Luther King, acompañadas de una pequeña selección de su trabajo artístico y de obras de otros artistas como Andy Warhol, Roy Lichtenstein, Claes Oldenburg o Ed Ruscha, además de una muestra de sus trabajos audiovisuales.

“Esta exposición es una obra de amor, porque demuestra cómo mi padre trabajó con pasión en diferentes medios. Él estaría muy honrado con la exposición y con la calidad de la selección de la obra”, afirmó hoy en la presentación Marin Hopper, hija del actor y director.

Easy rider

Hoppeer, según relató su hija, empezó a hacer fotos en la década de los sesenta, “especialmente porque pensaba que no podría dirigir una película y utilizó el medio de la fotografía para expresar cómo quería encuadrar diferentes escenas, y en ese proceso se convirtió en fotógrafo”.

“Mi padre decía que los actores, cuando no están trabajando, son tímidos y no les gusta que les hagan fotografías, pero a los artistas les encanta mostrarse delante de una cámara. Él tenía un gran interés en dejar testimonio de esa época”, añadió.

Sobre su relación familiar, señaló que era “un padre fantástico”, al que le “encantaba la familia”, y que sabía “cómo transmitir esa sensibilidad hacia los niños”.

“Era un icono del macho y del aventurero, pero también alguien muy vulnerable y sensible”, apuntó Marin Hopper, que recordó cómo en 1969, después de rodar “Easy Rider”, sus padres se divorciaron “y fue un momento muy duro para él, aunque había tenido muchas aventuras para explorar otras facetas de la vida”.

Por su parte, el director artístico del Museo Picasso de Málaga, José Lebrero, señaló que la exposición “da cuenta de una vida de cine”, la de un Dennis Hopper nacido en plena depresión económica de los años treinta en Kansas, donde se producían interminables tormentas de arena en las que “la única luz que se veía era la luz del cine”, según sus propias palabras.

“Yo nací en Dodge City, Kansas, y en el fondo no soy más que un chico granjero de clase media”, dijo de sí mismo Hopper, que después emigraría con su familia a California por razones de salud de uno de sus hermanos.

Se relacionó “de forma cómplice con los grandes protagonistas de lo que sería la nueva cultura americana de la segunda mitad del siglo XX” y su faceta de fotógrafo arrancaría a partir de 1961, cuando su esposa le regaló una cámara.

“En los años sesenta, gracias a las nuevas tecnologías, alguien como Dennis Hopper que no tenía los estudios clásicos o convencionales de una escuela de fotografía pudo hacer ese nuevo trabajo”, según Lebrero, que consideró a Hopper “un avanzado en ese carácter multidisciplinar y en abordar de forma no académica las tecnologías que están a su disposición”. EFE

jlp/fs/cr/sitio web imágenes: EFE; univisionkansas.com; weeatfilms.com

El-Museo-Picasso-Dennis-Hopper-