Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Película hispano-ecuatoriana, premiada en San Sebastián

SAN SEBASTIÁN, 28/09/2013.- Los hermanos Amaia (d) y Aitor Merino (c) y la productora de “Asier y yo” agradecen el Premio Irizar al Cine Vasco, tras la gala de clausura de la 61 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. La decisión del jurado fue unánime. Sus integrantes, el director Asier Altuna, la cantante Anari Alberdi y la gestora cultural Itziar Nogueras, consideraron que la cinta fue, de las siete en competición, la mejor película vasca presentada en estreno mundial en todas las secciones de la cita.


Publicidad

El largometraje co-producido por Doxa Producciones y Cineática Films, con la ambateña Gabriela Calvache al frente, trata sobre la relación entre uno de sus directores, el actor Aitor Merino, y Asier, su amigo desde la infancia, quien en 2002 resuelve integrarse en la banda terrorista ETA.

Financiada en principio por ellos mismos, al cabo del tiempo encontraron apoyos en Doxa Producciones y en el gobierno de Ecuador -donde reside Amaia-, que les dio una subvención, a través del Consejo Nacional de Cine, y recurrieron también al crowdfunding, esto es, a financiación del público.

Gabriela Calvache

Gabriela Calvache

El proyecto empezó a hacerse realidad cuando Asier salió de la cárcel en 2010, tras haber pasado ocho años entre rejas por pertenencia a ETA. Aitor fue a su encuentro cámara en mano y empezó a rodar.

La historia aborda una adolescencia compartida en la conflictiva Pamplona de los ochenta, hasta que sus caminos se separan: uno se decanta por el compromiso político y el otro se marcha a Madrid a perseguir su sueño de ser actor.

Y el momento en que perdieron el contacto, hacia 2002, cuando Asier se integró en la banda terrorista.

“Asier es consciente de las diferencias que hay entre nuestro punto de vista y el suyo, y en ningún momento se ha inmiscuido en cómo le retratábamos, las preguntas que hacíamos, por dónde iba la película”, afirma Aitor.

La productora ambateña Gabriela Calvache es considerada la cortometrajista más premiada en la historia de Ecuador por su película “En espera”, que obtuvo 10 premios internacionales). En 2011 estrena el largometraje documental “Labranza oculta” que logra venderse en televisoras de Estados Unidos y España. Como directora actualmente desarrolla el proyecto de ficción “La puta realidad”. Como productora ha participado en el desarrollo del documental Con mi Corazón en Yambo.

El galardón dotado con 27.000 dólares permite, en su opinión, “cumplir la meta de que la vean más personas que no son precisamente del País Vasco”. El objetivo ahora es exhibirla en todo el territorio español (hay distribuidores interesados).

Las entradas para los tres pases que se realizaron del filme en el marco del Festival se agotaron y el grueso de los medios de comunicación se hicieron eco de la historia.  “La repercusión fue enorme y el premio, la guinda del pastel que no esperamos”, agrega Aitor Merino. Y concluye: “esta película puede ser dolorosa para muchas personas pero es necesaria para otras”. Quizás es ahí donde reside su éxito.

EFE/Javier Etxezarreta