Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Huesos de ballena en instalación de Juana Córdova en NoMíNIMO

Samborondón.- NoMíNIMO inauguró este miércoles 15 de enero, la instalación con huesos de ballena de la artista cuencana Juana Córdova (1973) llamada “Pleamares”,

Samborondón.- NoMíNIMO inauguró este miércoles 15 de enero, la instalación con huesos de ballena de la artista cuencana Juana Córdova (1973) llamada “Pleamares”, que nace de su experiencia de vivir junto al mar en un promontorio cerca de Olón, en la Ruta del Sol de la costa ecuatoriana.


Publicidad

Juana cuenta que donde ella vive hay dos estaciones que duran seis meses: una, cuando caliente el sol y llueve en las noches, y otra, a la que se conoce como “La Garúa”, que, aunque resulta fresco, el cielo está permanentemente nublado y todo es gris, y en esos momentos es cuando suelen vararse las ballenas en la playa.

A ella le tocó presenciar la danza de los perros y los buitres sobre los restos de una ballena, que está documentada en el vídeo que forma parte de la muestra. Y también ella rescató partes de su osamenta para realizar su proyecto artístico con papel mache y pegamento, usando las partes como moldes, en estos trabajos de manufactura y reciclaje que son muy propios de ella.

Juana buitres

Juana  se licenció en Artes Visuales en la Escuela de Artes Visuales de la Universidad de Cuenca, y luego realizó talleres y residencias en el extranjero.

Ha expuesto Guayaquil, en Quito, en Seúl, en Cuenca, en Seattle, Estados Unidos, en Porto Alegre, Brasil, en Guatemala.

Ha obtenido premios y distinciones como el Premio de Paris, de la Alianza Francesa en el año 2000, premio y selección oficial en el Salón Nacional de Arte de la Bienal de Cuenca, en el 2003,  Mención de Honor en el Noveno Salón Nacional de Artes Fundación el Comercio de Quito,  y Tercera Mención en el  Premio Mariano Aguilera, en el 2004.

vértebras

vértebras

La galerista Pily Estrada explica así “Pleamares”: “La marea se ha llevado todo menos el peso muerto. Una ballena encalló en la playa. La bruma diluyó la línea que divide el cielo del mar. Por meses todo fue gris, el mismo gris. Las aves de rapiña y los gusanos hicieron un banquete en su carne. El animal se vio por dentro. En el ir y venir de la marea se desvaneció, tan sólo quedan sus huesos”.

“Varios comuneros y una artista recogen los huesos macizos. Juana Córdova los lleva a su altillo. Los limpia. Los entierra. Los exhuma. Los vuelve a limpiar, hasta que los porosos huesos se secan. Entonces los moldea. Le ha tomado un año atrapar sus almas en papel.”

"Falanges"

“Falanges”

“Pleamar se cuenta desde la cima del acantilado en el que la artista, voyeur privilegiada, observa lo que la marea lleva y trae. La exposición reúne esos objetos, fantasmas de animales, formas que se toman de esas vidas, formas que se toman de esas muertes”.

“En los restos que yacen sobre el suelo se entrevé la meticulosidad y entrega de Juana, su exorcismo personal y la delicada fascinación por la muerte”.

Escápulas

Escápulas

Juana nominimo

 “Los buitres del mar, en la piadosa mañana, y los tiburones, todos de riguroso negro. En vida, pocos de ellos hubieran ayudado a la ballena si por ventura ésta lo hubiera necesitado, pero al banquete de su funeral acuden todos”, Herman Melville.

____

mrjc/Fotos Larepublica.ec