Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Quino, un “referente” para los ilustradores españoles

“Papá, ¿quién es esa niña?”, le pregunta una hija a su padre, que le responde: “Mafalda es un dibujo muy divertido”. Y, mientras que esta pregunta volaba hoy por la Feria del Libro de Madrid, cuatro dibujantes españoles homenajeaban a Quino, su “referente”.


Publicidad

“El humor gráfico no se entendería sin Quino, pero sobre todo aparte de crear un icono como es Mafalda, también supo darle un final, por eso es también un referente de coherencia. No estiró su obra y eso también es un ejemplo en este mundo en el que parece que todo tiene que ser infinito”, dijo a Efe el humorista e ilustrador Joaquín Reyes momentos antes dibujarse con Mafalda.

Dibujarse porque, en este homenaje que la Feria del Libro hizo hoy a Quino, en colaboración con la editorial Penguin Random House, la embajada de Argentina en España y el Instituto Quevedo del Humor; el español quiso declararse públicamente como un “fan cansino”, de esos que cuando ven a su ídolo “no paran” de querer hacerse una foto junto él.

Para la ilustradora madrileña Carla Berrocal, Joaquín Salvador Lavado es un “referente” sin el que no se podría entender el humor gráfico y reconoció que el cómic de Mafalda, a quien Quino describió en una entrevista con Efe como su “mejor mueble”, tiene además para ella un “significado grande”.

“De una manera muy ingenua le va metiendo ideas a los niños bastantes interesantes. Mafalda tiene ese toque dulce y ácido, crea un mundo muy personal y muy reconocido, y al final por eso estamos todos haciéndole hoy el homenaje”, afirmó, lápiz en mano, dispuesta a dibujar una Mafalda con su “oscuro estilo”, como se ha definido.

Con corona y cetro, así empezaba a esbozar una muy monárquica Mafalda la ilustrador argentina afincada en España Vanesa Bartolini.

Para Bartolini, dedicada a la ilustración infantil, Quino no sólo es un “maestro” en sentido figurativo, sino que tuvo la suerte de recibir clases de su compatriota en la escuela bonaerense de Carlos Garaycoechea.

“El mayor aprendizaje fue sobre todo de sus ideas y sus personajes. El dibujo de Mafalda es un ídolo internacional para niños y adultos y ahora que me estoy introduciendo en el humor he empezado con el humor feminista, y Mafalda es tremenda para esto, es increíble”, confesó.

Aunque no lo tuvo como profesor, el humorista gráfico Rafael Clemente, confundido por algunos visitantes con el propio Quino, quiso homenajear al argentino con otro de sus personajes, Manolito, porque para Clemente se trata de un personaje “con los pies en el suelo, muy frío y calculador”.

“Hay que poner mucho interés en las cosas, pero ¿cuánto te pagan por ese interés?”, con esta frase del amigo de Mafalda, Clemente sacó la sonrisa a los visitantes de la Feria del Libro que se paraban a disfrutar de este homenaje.

Para este ilustrador, Quino ha estado en algunos de los momentos más duros de su vida: “Tuve un encuentro con un tema médico complicado y reconozco que me sirvió de mucho el libro ‘Quinoterapia’, por cómo contaba que había que tomarse alegremente las cosas, cómo dice que tratemos de reírnos lo más posible lo que nos está pasando”.

Reyes, Berrocal, Bartolini y Clemente estuvieron rodeados de otras Mafaldas dibujadas por compañeros de profesión de ambos lados del Atlántico. Así, entre sus recreaciones de la niña irreverente, se puso disfrutar de los dibujos de Linieres, Aries Olivetti, Forges o Sciammarella. EFE