Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El español somete al inglés en Nueva York en la farsa teatral “Immersion”

Julian Mesri - Immersion

Nueva York.- Julian Mesri, con la perspectiva que le da ser mitad argentino, mitad estadounidense, fantasea con que el español es el lenguaje capaz de someter al inglés en la obra de teatro “Immersion”, una farsa que dirige y escribe y que ambienta en el barrio clave de la gentrificación: Williamsburg, en Brooklyn.


Publicidad

Esta obra encerrada en las cuatro paredes de un piso se representará hasta el 11 de octubre en el This Theatre de Nueva York y responde a una observación que Mesri, director de la compañía Sans Comedia, había hecho a través del teatro bilingüe.

“El personaje que hablaba en español, fuera jefe o ayudante, era el que acababa siendo sumiso en la conversación”, explica a Efe Mesri, quien para causar sorpresa en el espectador rompe esta regla y otorga el rol dominante a los hispanoparlantes.

“Esta obra es sobre el lenguaje que arma y desarma. En el lenguaje reside el poder, el amor… todo a través del lenguaje se puede romper y construir. Esa es la conclusión a la que he llegado desde mi lugar de mirón”, asegura.

“Immersion”, con un reparto coral en el que participan María Cuartero Toledo -recién galardonada con el premio Hola por su participación en “Días estupendos”-, David Ohana, Jen Taher y Lizzie Fox, comienza cuando una pareja de estadounidenses se instala en un piso de Williamsburg, uno de los barrios más “cool” de Nueva York.

Una vez superado el trámite de la mudanza, se encuentran con que en su propio apartamento una pareja de españoles reivindica su espacio. Una metáfora sobre dos mundos que viven en el mismo lugar y muchas veces no se entienden o incluso se desprecian. Y una hábil puesta en escena minimalista que no desvela a quién pertenece realmente el apartamento.

Julian Mesri - adobo (Immersion)

Adobo en español. Obra de teatro “Immersion”

Y es que, “aunque lo que más llama la atención es que está escrita en dos idiomas y de la inmigración, esta obra también aborda el problema del alojamiento. La gente nunca sabe si se va a poder quedar donde viven y eso une a los dos mundos”, explica el director y dramaturgo, quien hace hincapié en el problema de vivienda que hay en Nueva York.

La manera de trazar la farsa sucede a través de la caricatura, pero luego se van desnudando los personajes. “Empezamos a través de los arquetipos. Los estadounidenses son dos ‘hipster’, blancos, ‘trendy’. Uno acaba de terminar sus estudios médicos y otro trabaja de relaciones públicas. Pero luego nada es lo que parece”, dice Mesri.

Así, los españoles acabarán tomando el control de la situación haciendo “que los estadounidenses sean los que necesiten una traducción y no al revés” y detonando la farsa en la que también jugará un papel importante un policía argentino, interpretado por el propio director.

“Esta obra gira sobre la conversación cultural de ahora, la que estamos teniendo en esta ciudad, que muchas veces para comunicarte tienes que usar los dos idiomas” y luego va “sumando capas hasta ganar complejidad” y esconder detrás de la risa una amargura “sin lógica de tragedia”, asegura.

Mesri, con su doble nacionalidad, reconoce que tiene el corazón dividido entre su pulsión latina y su amor a Estados Unidos y esa “esquizofrenia” la distribuye en los distintos personajes.

“Nací en Buenos Aires y me vine a Estados Unidos con 4 años. Soy de esa generación 1.5 que no pertenece a ninguno de los dos países. Me siento cómodo con Nueva York pero siempre hay ciertos valores que no conecto y en Buenos Aires no tengo tanto nivel de historia argentina y hablo español pero no tengo el manejo que tengo en inglés”, explica.

Así, Mesri se ha caracterizado durante su trayectoria por ofrecer al público de Nueva York clásicos de la literatura española, como “Fuenteovejuna”, de Lope de Vega -que ambientó en una oficina- o “La dama duende”, de Calderón de la Barca, o apostar por nuevos talentos de Argentina, como Rafael Spregelburd, de quien adaptó “La estupidez”, todas ellas para el teatro Repertorio Español. EFE