Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alexis Zambrano, coleccionista imaginario y artista consagrado en Nueva York

Galería Bürden Mansion, de Nueva York. Foto de Archivo, La República.

Nueva York, 11 nov (EFE).- El pintor mexicano Alexis Zambrano pinta las obras que le gustaría poseer y es por eso que es artista, coleccionista y comisario de sus propios cuadros, que se exhiben esta noche en la James Burden Mansion de Nueva York bajo el nombre de “Interior Artscapes”.


Publicidad

Los legendarios cuadros de Mondrian, una escultura de Jeff Koons y un autorretrato de Andy Warhol coinciden esta noche en la misma sala en Nueva York, pero solo en la imaginación de Zambrano, que convierte sus cuadros en trampantojos de la exposición ideal que le gustaría tener en su poder.

“Coleccionar arte es una de mis pasiones y es por eso que mi arte consiste en retratar aquellos objetos que me llaman la atención y que me gustaría coleccionar pero que, hoy en día, cuestan 50 o 60 millones de dólares cada uno”, explica a Efe este joven que nació en Monterrey hace 27 años.

En su primera exposición dedicada a su obra en Nueva York, que juega con el nombre de “Interior Artscapes” (algo así como “paisajes artísticos interiores”) Zambrano ha querido crear un diálogo entre su obra, el momento y el espacio.

El momento es la “art week” de Nueva York, en la que las subastas se colman de récords. Hoy, sin ir más lejos, su exposición coincide con la puja de arte contemporáneo de Sotheby’s, en un momento de auge en la burbuja especulativa en el mercado artístico.

El espacio es una gran casa en el barrio con solera del Upper East Side. “La idea es recrear unos salones europeos muy decadentes como de la ‘belle epoque’. Las pinturas que yo hice están plasmadas en espacios de esa época y así se hace que el arte pop y moderno resalte un poco más sacándolo del espacio y del tiempo”, asegura.

De esta manera, el visitante de esta exposición que sigue la moda “pop up” (mañana ya no estará allí), Zambrano ha diseñado su espacio para hacer de su propuesta algo más que un acto pasivo, donde sus trece óleos parecen también la puerta de acceso a una dimensión de debate, fantasía y diversión.

“No es un ‘performance’ pero es una experiencia y dura solo una noche. El que estuvo fue y el que no, no. Va a haber música en vivo (con Joe Alterman), jazz, bebidas… Viene un mixólogo (Juan Suárez de Lezo) que va a hacer todo un menú de cócteles… Todo mientras muchas otras cosas relacionadas con el arte están sucediendo en Nueva York.

Zambrano conoce de sobra el mundo de Nueva York, ciudad en la que reside desde hace 7 años, después de haberse formado como arquitecto. Luego recuperó su afición infantil de pintor y fue alumno de artistas como el peruano Aldo Chaparro y su compatriota Juan Torres.

De pequeño dibujaba cachivaches que iba recopilando a mano. “Todo lo que me llamara la atención. Minerales, conchas… pero poco a poco mis gustos iban cambiando. Iban evolucionando”, concluye. EFE