Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ron, exposiciones, murales y Macondo para recordar a Gabo

BOGOTA, Colombia (AP) — Desde una lectura en la Ciudad de México hasta una muestra en Bogotá en la que se exhibirá la máquina de escribir con la que escribió “Cien años de soledad”, admiradores de Gabriel García Márquez honrarán su memoria el viernes en el primer aniversario de su muerte.


Publicidad

A un año de su deceso, García Márquez sigue conquistando lectores. “Cien años de Soledad” y otros de sus títulos no han dejado de aparecer en las listas semanales de los libros más vendidos en distintos países.

Desde que su corazón dejó de latir en la Ciudad de México el 17 de abril del 2014 se han estrenado varios documentales sobre Gabo, se anunció que un billete colombiano llevará su rostro, se realizó un mural de 530 metros cuadrados en Bogotá y hasta hay un ron añejo que lleva su nombre.

La editorial Random House compró los derechos de todas sus obras y su familia vendió a la Universidad de Texas el archivo personal de García Márquez, un evento que generó una agria polémica en Colombia.

La Universidad de Texas pagó 2,2 millones de dólares por hacerse con el archivo personal de García Márquez, que será expuesto para consulta en el centro Harry Ransom de humanidades del campus de Austin.

La familia del laureado autor negoció la cifra el pasado verano por documentos que estaban en su casa de El Pedregal y que estarán a disposición del público junto al legado de Virginia Woolf. El material, compuesto por decenas de miles de papeles, fotos y tres ordenadores, llegó a Austin el 16 de diciembre pasado y se podrá consultar una vez catalogado, probablemente a finales de este año.

Pero olvidada la polémica, Colombia se volcará en homenajear al ganador del Nobel de Literatura y el “mejor embajador” que tiene el país, como dijo Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional.

Gabriel García Márquez. Foto de Archivo, La República.

Gabriel García Márquez. Foto de Archivo, La República.

Precisamente Gaitán viajó a México para hablar con la familia de García Márquez, que donó de forma permanente algunos objetos representativos del escritor que serán expuestos aprovechando el aniversario.

Entre ellos están el diploma y la medalla dorada con el rostro de Alfred Nobel que recibió en 1982 en Estocolmo y la máquina de escribir Smith Corona con la que escribió “Cien años de soledad”, la primera máquina eléctrica que tuvo en sus manos. El liqui liqui de cuello Mao, el elegante traje típico del Caribe colombiano y los Llanos venezolanos con el que recibió el galardón ante los reyes de Suecia está expuesto en el Museo Nacional de Colombia.

Junto a los objetos llegados de México se presentarán más de 400 libros de García Márquez traducidos a distintos idiomas “para dar una dimensión al alcance internacional de García Márquez”, dijo la directora de la Biblioteca Nacional a The Associated Press.

Entre ellos hay un libro en hebreo donado por el escritor Daniel Samper Pizano con una dedicatoria original del propio Gabo “que él mismo escribió al revés”, recuerda Gaitán (el hebreo se escribe de derecha a izquierda).

“Tanto la donación de los objetos como la venta de los archivos a Texas son decisiones que se habían tomado mucho antes de su muerte. Gabo quiso dejar parte de su legado en los países que habían sido importantes para él. A Colombia vienen la medalla, el diploma y la máquina de escribir, los archivos a Texas, pero su biblioteca sigue en la casa familiar de México. Se está cumpliendo su voluntad”, aclaró.

En memoria de García Márquez, la Feria del libro de Bogotá estará dedicada a Macondo. El pueblo dibujado literariamente por el escritor estará representado a través de una serie de objetos extraídos de sus novelas, “como son la pianola, el tren, el catalejo o los pescaditos de oro”, que estarán expuestos en un stand, confirmó a la AP Diana Rey.

Añadió que incluirá algunos de los inventos que trajeron los vecinos o los gitanos de Melquiades. Se trata de la primera vez que una feria de libro se dedica a un mundo imaginario que solo existe en la literatura. De hecho, los organizadores de la Feria del Libro de Guadalajara, en México, viajaron hasta Bogotá para tomar ideas con las que construir el “Comala” de Juan Rulfo y que sea el próximo “país” invitado de la FIL de Guadalajara.

En su pueblo natal, Aracataca, en la Costa Caribe colombiana, tampoco se han olvidado de su hijo más ilustre y para este viernes preparan eventos tan sencillos como el municipio. “Estamos preparando varios actos que incluyen una misa, muestras folclóricas y lanzamientos de libros”, dijo Tuftih Hatum, el alcalde de Aracataca.