Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Harvey Keitel vuelve a brillar en Cannes con “Youth”

De izquierda a derecha los actores Paul Dano, Jane Fonda, Harvey Keitel, Rachel Weisz y Michael Caine posan con motivo del estreno de "Youth" en el Festival de Cine de Cannes, en el sur de Francia, el miércoles 20 de mayo del 2015. (AP Foto/Lionel Cironneau)

CANNES, Francia (AP) — Los avejentados astros de “Youth” se toman su tiempo para despertar en Cannes, tras haber celebrado hasta tarde la víspera el estreno del más reciente filme de Paolo Sorrentino.

“¡Soldado Micklewhite! ¡Soldado Micklewhite!”, le grita Harvey Keitel a sus compañeros de reparto desde la azotea de un edificio.

“¡Buenos días, señor!”, responde Michael Caine al llamdo de su verdadero apellido.

Keitel, de 76 años, holgazanea tras gafas oscuras con su hijo de 11 años, Roman, bajo el brazo. Se deleita de estar de regreso en el Festival de Cine de Cannes, donde ha protagonizado tres películas ganadoras de la Palma de Oro (“Taxi Driver”, “The Piano” y “Pulp Fiction”). Sus recuerdos, empero, son vagos.

“¿Estuvo ‘Pulp Fiction’ aquí?”, se pregunta. “Si estuvo aquí, entonces estuvo aquí. Pero quizás no. ¡Préstame tu teléfono!”.

Keitel es un ávido narrador, pero su por naturaleza siempre mira hacia adelante. A lo largo de su carrera ha perseguido a vibrantes directores nuevos, desde Jane Champion y Quentin Tarantino, hasta Abel Ferrara y Ari Folman.

Eso es también lo que lo llevó a trabajar con Sorrentino. Tras ver “Il Divo” del director italiano y su cinta ganadora del Oscar “La grande bellezza”, le dijo a su agente que le consiguiera un papel en “Youth”.

“Él cambió las reglas del juego para mí con (‘La grande bellezza’) así que quise trabajar con él, del mismo modo en que cualquier disciplinario de las artes querría trabajar para cualquier maestro”, dijo Keitel.

“Youth” sigue a un compositor retirado (Caine) hospedado en un remoto spa suizo donde su viejo amigo, un director de cine (Keitel), intenta terminar un nuevo guion. Hay otros personajes, como la hija del compositor (Rachel Weisz) y un joven actor (Paul Dano), pero el alma de la cinta, por momentos tierna y cómica, es la amistad entre estos dos hombres que contemplan tristemente el final de sus vidas.

Los actores Michael Caine, Jane Fonda y Harvey Keitel y el director Paolo Sorrentino, de izquierda a derecha, llegan al estreno de su película "Youth" en el Festival de Cine de Cannes, el miércoles 20 de mayo del 2015. (AP Foto/Lionel Cironneau)

Los actores Michael Caine, Jane Fonda y Harvey Keitel y el director Paolo Sorrentino, de izquierda a derecha, llegan al estreno de su película “Youth” en el Festival de Cine de Cannes, el miércoles 20 de mayo del 2015. (AP Foto/Lionel Cironneau)

Keitel cita a Frank Sinatra (“Remordimientos, he tenido pocos”) pero no expresa decepción en cuanto a su vida actoral.

“En las artes, es un regalo tan grande que creemos cavernícolas en la pared”, dijo Keitel. “Y yo soy uno de esos cavernícolas en la pared tratando de aprender sobre el temor y la necesidad de la caza”.

El fervor de Keitel por la caza ha abarcado casi cinco décadas en las que no ha disminuido la calidad de su trabajo sino exhibido un constante apetito por lo nuevo.

Keitel rara vez se ha mantenido en el camino de lo convencional. El actor ha dado actuaciones vibrantemente crudas de peligro (como Mr. White en “Reservoir Dogs”), melancolía (como el dueño de una tienda de cigarros en “Smoke”) y refriega moral (como el aspirante a mafioso en “Mean Streets”).

“Lo hago porque aprendo de esto”, dice Keitel sonriendo bajo el sol naciente en Cannes. “Hago películas porque siendo actor aprendo sobre la vida. Sentado aquí contigo ahora estoy aprendiendo cosas de la vida, como lo hice ayer”.

“Así que me dije, ‘Dios mío, siempre somos joviales en cierto sentido”’, prosigue. “Siempre estamos aprendiendo algo. Hasta en la muerte aprenderemos de la muerte. Pero no debes temerle, porque regresaré para contarte”.

Antes de que el fantasma de Keitel venga por nosotros, la vida sigue resultándole atractiva.

“¡Míranos! ¿Cómo no disfrutar esto?”, dice Keitel mientras señala el esplendor de la Riviera francesa a su alrededor. “Hasta el croissant de esta mañana … no los hacen así en Nueva York”.

“¡Te comiste ocho!”, señala su hijo.

“Creo que fueron cinco”, responde el actor.

___

(I)