Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Matías Bize: ‘La memoria del agua’ es mi mejor película

Matías Bize, cineasta chileno. Foto de www.taringa.net

Santiago de Chile, (EFE).- Cuatro años después de recibir el Goya a la Mejor Película Hispanoamericana por “La vida de los peces”, el laureado cineasta chileno Matías Bize presenta “La memoria del agua”, un emotivo drama sobre las relaciones de pareja que el autor define como “el mejor trabajo” de toda su carrera.


Publicidad

“Creo que ésta es mi mejor película porque en ella rescato todo el aprendizaje que he sacado de mis anteriores largometrajes. ‘La memoria del agua’ es un filme más profundo y más emocionante en el que hemos podido trabajar muchísimo tiempo”, sostuvo Bize durante una entrevista con Efe, en la que reveló algunos de los secretos de la película que se estrenará el próximo 27 de agosto.

“La memoria del agua”, rodada entre Santiago y Puerto Varas, en el sur del país austral, es un intenso viaje emocional a partir de la historia de amor de una joven pareja que, tras la muerte de su hijo, busca mantener la relación.

Los jóvenes padres, protagonizados por el chileno Benjamín Vicuña y la española Elena Anaya, lucharán para sobreponerse a la inmensa pérdida y restablecer esa relación que la muerte de su pequeño ha fracturado.

Durante más de tres años el cineasta y el guionista Julio Rojas trabajaron un preciso guión en el que trazaron los altibajos emocionales de la pareja en su lucha por seguir adelante.

“Fue un trabajo largo durante el que exploramos cómo podría reaccionar una pareja que se ama ante una prueba tan dura como ésta. El nudo del filme era la muerte del hijo pero podría haber sido cualquier otra adversidad”, afirmó el joven director.

Como en “La cama” o “La vida de los peces” -sus anteriores trabajos cinematográficos- , también en su nuevo filme la vida de la pareja vuelve a ser el elemento alrededor del cual orbita todo el guión, un mundo que inspira a su creador por la proximidad con su propia experiencia.

“La pareja es el mundo que yo conozco y sobre el que puedo hablar. Cuando hago una película siempre me pregunto qué es lo que me podría pasar a mí en una situación similar y a partir de allí empiezo a trabajar”, apuntó.

Tras enterarse de que el cineasta estaba trabajando sobre este tema, el actor chileno Benjamín Vicuña, que en 2012 perdió su hija de seis años a causa de una hemorragia cerebral, se ofreció para participar en la película.

“Benjamín se acercó humildemente y me dijo que quería colaborar -explicó Bize- No sé si fue una terapia para él pero está claro que fue algo muy importante. Benjamín supo en cada momento lo que necesitaba la escena, fue una suerte poder trabajar con él. Su actuación va a dar mucho que hablar”.

Además del “tremendo trabajo de Vicuña”, el otro cincuenta por ciento de la vívida actuación lo aporta la premiada Elena Anaya con la que el director ensayó tanto en Madrid como en Santiago.

“Elena es una actriz gigante que yo admiraba desde hace mucho tiempo. Ella hace que la película crezca muchísimo, le añade potencia y sutileza al mismo tiempo. Estoy muy orgulloso del trabajo que hicimos”, recalcó.

Su actuación, junto a la fuerza del guión y la música, dibuja una historia que tiene, según su director, la capacidad de conmover al espectador y hacerlo reflexionar sobre las cosas realmente importantes de la vida, muchas veces inadvertidas por una sociedad imbuida en la vertiginosa rapidez del siglo XXI.

“Esto no es una historia de autoayuda. Mi único objetivo es que el público medite y se haga preguntas más allá del filme. El gran desafío es intentar dejar una semilla para que el espectador crezca con el tiempo”, sentenció. EFE

(I)