Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obra de argentina Ana Abregú en galería DPM

Foto: dpmgallery.com

Guayaquil.- Galería DPM invita a la inauguración de la exposición “El viento sigue girando” de la artista argentina Ana Abregú, el miércoles 22 de julio, a las 19h00.

Para la crítica de arte Laura Quesada: “La obra de Ana Abregú (Bs As, 1968) es impactante y profunda al mismo tiempo: luego del deslumbramiento inicial que despiertan sus pinturas arquitectónicas, de paleta saturada –con algo de pop melancólico- se hace necesaria cierta concentración para recorrer, con el ojo atento, ésta retrospectiva de la artista argentina”.

“Las grandes urbes, como reflejo de las sociedades y el medio físico que habitan, es uno de los ejes de la muestra, tanto como los paisajes culturales que éstas sociedades construyen”.

“El interés por la geografía humana es abordado desde dos puntos de vista : uno macro, con vistas panorámicas de lugares con peso histórico, como el Vaticano o el Capitolio, y otro, micro, de interiores majestuosos y decadentes”.

“No hay lecturas preconcebidas, ni discurso previo que condicione, lo que genera multiplicidad de sentidos y amplifica la obra. La única certeza es la pasión de Ana por la arquitectura: todo su trabajo nace de una mirada sensible hacia esa disciplina. A partir del registro fotográfico de paisajes urbanos, va gestando un lenguaje visual propio, con notable manejo del color, que traduce en expresivos duetos cromáticos: azules y anaranjados, verdes y rojos, ocres y otros azules”.

“Estos espacios construidos no aluden a imágenes de la artista, son postales ajenas, escogidas con un deliberado rasgo impersonal; de hecho las busca en internet y enciclopedias, por lo que la cualidad subjetiva de la toma, está voluntariamente descartada, para enfatizar el carácter escenográfico de una postal, la « mise en scène »”.

“Y lo destaca, haciendo uso de una paleta rebelde: los pisos en rosa chicle, en el museo de Viena, o el cielo escarlata de un Guayaquil, que visto de lejos, parece un circuito eléctrico, el interior de una máquina”.

“Pero toda ficción encierra algo de verdad. Y el camino de la artista es encontrarla: sea en un bosque de pinos que parecen colgar del cielo, o en la incorruptible belleza de un teatro en ruinas”.

“El molino ya no está, pero el viento sigue girando” escribió Van Gogh a su hermano Theo.

“Es en la serie de monocromías donde se produce un cambio de intensidad. A través de las sutiles aguadas que parecen acuarelas, la ciudad comienza a alejarse, y emerge otro paisaje. Son fragmentos de tiempo, en azules y sepia, encantadores en el sentido hipnótico de la palabra, porque contienen la sustancia propia de los sueños, esa que genera extrañamiento y concede a la obra un sentido metafísico”.

“Aquí la naturaleza no se derrama, carece de exhuberancia, es una paradoja frente a la monumentalidad de las construcciones humanas, a las que Ana presenta como si fueran maquetas, una gran casa de muñecas donde jugar el juego de la vida”.

Galería DPM está ubicada en Víctor Emilio Estrada 111 y Víctor Emilio Estrada. La entrada es libre.

____