Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Exposición en Chile retrata la violencia cotidiana en dictadura de Pinochet

SANTIAGO DE CHILE (CHILE), 24/07/2015. Público asiste hoy, viernes 24 de julio de 2015, a la exposición "Chile desde adentro" en Santiago de Chile (Chile). La muestra recopila más de 70 fotografías tomadas por autores chilenos durante la dictadura (1973-1990). EFE/Mario Ruiz

Santiago de Chile, (EFE).- Niños y jóvenes con heridas de bala, calles vacías por el toque de queda y pobreza aparecen retratados en “Chile desde adentro“, una muestra de más de 70 fotografías tomadas durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y recogidas inicialmente en un libro publicado en EE.UU.


Publicidad

“La exhibición retrata la violencia explícita y también cómo la dictadura irrumpe en las vidas cotidianas de los chilenos en todos los rincones del país”, dijo hoy a Efe el curador de la muestra gráfica, Jorge Gronemeyer.

A través de esta exposición se busca además conmemorar los 25 años del lanzamiento del libro “Chile from Within”, que contenía estas imágenes y que se publicó en Estados Unidos en 1990.

Las fotografías de la muestra pertenecen a los chilenos Paz Errázuriz, Alejandro y Álvaro Hoppe, Helen Hughes, Jorge Ianiszewski, Héctor López, Kena Lorenzini, Juan Domingo Marinello, Christian Montecino, Marcelo Montecino, Óscar Navarro, Claudio Pérez, Paulo Slachevsky, Luis Weinstein y Óscar Wittke.

“Lo que hay en la exhibición es un grano de arena para construir la memoria reciente, porque con todo esto uno puede hacerse una idea real y muy concreta de todas las atrocidades que hubo en dictadura”, aseguró Gronemeyer.

Para el curador, “debemos construir buenos cimientos para este país y dentro de eso viene el reconocimiento de los hechos en dictadura, por ejemplo, las Fuerzas Armadas nunca han hecho ningún acto reparatorio en ningún sentido, seguimos viviendo con un montón de fantasmas”.

La inauguración de la muestra gráfica, que está dedicada a Chistian Montecino y Rodrigo Rojas, jóvenes fotógrafos asesinados durante la dictadura, coincidió con la reapertura del caso que involucra a este último y por el que hay siete exmilitares procesados.

El 2 de julio de 1986 Rojas, de 19 años, y Carmen Gloria Quintana, de 18, fueron rociados con bencina, quemados y luego llevados por los militares hasta un camino rural a las afueras de Santiago y arrojados a una zanja, de la que pese a sus heridas lograron salir.

Rojas murió 96 horas después y Quintana, pese a tener el 62 % del cuerpo quemado, logró sobrevivir y recuperarse.

“Es una coincidencia bastante fuerte y más porque este proceso tomó cerca de 30 años desde la muerte de Rodrigo, entonces fue muy impactante, y gracias a la exposición yo creo que el publico está más consciente de lo que pasó”, detalló a Efe la gestora y editora del libro original, la fotógrafa estadounidense Susan Meiselas.

“Yo creo que la justicia no es solo de un juez, sino del público que tiene que insistir en buscarla, y yo espero que muchos de los jóvenes que han venido a la muestra y que ahora se enfrentan a la realidad a través de la fotografía generen más conciencia e insistan por la justicia de no sólo Rodrigo, sino que de todos quienes murieron en dictadura”, afirmó Meiselas.

Junto a la muestra fotográfica, que se exhibirá hasta el 13 de septiembre en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), en el centro de Santiago, se lanzó la primera edición en español del libro publicado en 1990 por Maiselas, titulado igualmente “Chile desde adentro”.

“La novedad de este libro es que además de los textos de Ariel Dorfman y de Marco Antonio de la Parra, que aparecen en la versión de 1990, la reedición incluye uno titulado ‘Las grandes alamedas de la memoria’ del historiador chileno, Gabriel Salazar”, señaló el curador de la exhibición.

La estructura de la exposición en el GAM está dividida en dos partes, en el primer piso está toda la historia del uso político de la imagen, hay vitrinas con libros, revistas y afiches que ilustran en conjunto el protagonismo de las fotografías en esa época.

Al continuar por los pasillos de este registro histórico hay un muro negro que contiene las imágenes más antiguas, de 1973, “es como la marcha fúnebre hacia la dictadura. Luego están las fotografías que aparecen en el libro y el recorrido termina con retratos del plebiscito de 1988, con la incertidumbre de un final abierto”, puntualizó el curador. EFE

(I)