Ecuador. domingo 22 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Suzanne Lacy dirige performance por el Día de la No Violencia hacia la Mujer, no sin críticas

Quito.- En la arena de la Plaza de Toros Belmonte tendrá lugar el acto fundamental de la ciudad capital para conmemorar el Día Internacional por la No Violencia hacia la Mujer. Se trata del performance “De tu puño y letra, diálogos en el ruedo”, que dirigirá la reconocida artista estadounidense Suzanne Lacy.


Publicidad

Esta performance, que ocurrirá a las 18h00, consistirá en que cuatrocientos hombres lean las cartas escritas por 59 mujeres víctimas de violencia de género en el Ecuador. En la arena de la sede taurina se ha escrito una frase proveniente de esas cartas: “El recuerdo está en mi cuerpo, está en cada una de estas palabras”.

El evento ha sido pensado desde la Fundación Museos de la Ciudad, el Municipio de Quito, el Centro de Arte Contemporáneo y otras instituciones públicas y privadas. Los hombres que leerán las cartas han sido sensibilizados en talleres de maculinidades, a cargo de Timm Kroeger (GIZ).

Suzanne Lacy (Wasco, CA, 1945) es, precisamente, una artista conocida por acciones similares en otros países de América Latina. El trabajo de Lacy ha estado, siempre, vinculado a los sectores más vulnerables de la sociedad, principalmente a víctimas de violencia por discriminación de género. El último ensayo de este performance tuvo lugar el 7 de octubre.

Esta importante iniciativa, sin embargo, ha sido criticada por algunas organizaciones que han decidido no sumarse al performance de Suzzanne Lacy, como la Escuela de Mujeres de Frente. La historiadora Tania Macera, que también es activa feminista del país, piensa que hay desde el gobierno central y los gobiernos descentralizados, como el de Quito, la tendencia a “capitalizar las luchas sociales por medio de eventos con dinero público”, en lugar de establecer “políticas públicas de género que garanticen a las mujeres vida sin violencia y procedimientos efectivos desde el Estado para garantizar que en casos de agresión se den las sanciones correspondientes y que las mujeres no sean revictimizadas”.

Tania Macera cuestiona que el evento se realice en la Plaza Belmonte ya que se trata de un lugar “donde la sociedad patriarcal tortura a animales”. Es por eso que pide congruencia en el discurso y exige transparentar el gasto público porque los costos de este evento, que a su criterio son muy altos, podrían financiar políticas públicas efectivas hacia las mujeres. La realización del evento en ese recinto de toros, sin embargo, se da precisamente para problematizar el espacio y ocuparlo, según algunos asistentes consultados por este periódico, a fin de que por medio del arte se cuestione en la misma arena el espectáculo taurino y se use ese sitio para cuestionar la violencia.

Macera pertenece a la Coalición de Mujeres que ha rechazado la condecoración de Gustavo Jalk, el presidente del Consejo de la Judicatura, en ocasión del Día Internacional por la No Violencia hacia la Mujer, ya que ella personalmente considera que desde el Estado se ha gestado un retroceso respecto de las políticas en favor de la mujer: sigue penalizado el aborto, se ha puesto en marcha el Plan Familia en lugar de la ENIPLA, hay una tendencia a heterosexualizar la identidad en el Registro Civil y se eliminó la Ley de Maternidad Gratuita. Es decir, no hay razones para festejar con una condecoración sino para criticar la situación actual de las mujeres en el Ecuador.

Este periódico también conversó con Rasa Bihari, un activista del movimiento Ecuador Abolicionista, que lucha por la abolición de las corridas de toros y contra la violencia hacia todo ser vivo. Él ha manifestado que este evento le “resulta simplemente coyuntural, no tiene otra repercusión que no sea mediática y no genera ningún resultado práctico en la lucha contra la violencia de genero”. 

Además, Rasa Bihari considera que un evento de reivindicación de la mujer no debe tener lugar en una Plaza de Toros que está a punto de realizar fiestas taurinas, pues esto se contrapone al feminismo. “La corridas de toros son una apología de la violencia, tienen un componente violento que implica la peor de las violencias pues es un espectáculo que ofrece entretenimiento por medio de la tortura a un animal”. Él le pide al alcalde Mauricio Rodas que si es verdad que él está comprometido en la lucha contra la violencia hacia la mujer, garantice que nunca más habrá en Quito corridas de toros, que también es una forma de violencia contra seres inocentes, es decir, los animales. (I)