Ecuador. Domingo 22 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Tras Nazarín”, siguiendo el rastro de Buñuel

Luis Buñuel

Los escenarios en los que el cineasta universal Luis Buñuel rodó la película mexicana “Nazarín” se recrean con todo lujo de detalles en un documental, dirigido por Javier Espada, que ha emprendido su propio viaje por salas y festivales de todo el mundo.

Publicidad

Buñuel (Calanda, España, 1900 – Ciudad de México, 1983) fue una figura clave del movimiento surrealista del siglo XX, que estuvo olvidado durante décadas en España por su exilio.

El documental “Tras Nazarín” es un viaje a la memoria de cómo trabajaba Luis Buñuel, relata a Efe Espada, director del Centro Buñuel de Calanda (noreste de España), desde un aeropuerto en el que saca tiempo justo antes de volar hasta Roma para asistir a proyecciones del documental, y poco después de volver de Singapur.

“No esperaba el éxito de este trabajo hecho con amigos, con poco presupuesto y como una historia personal, de esas que te eligen a ti”, reconoce.

El estreno del documental fue en Guadalajara (México) “con un pase muy especial” y a partir de ahí no ha dejado de viajar por el mundo, combinando su proyección con la de la propia película. De momento, está previsto que vaya también a Argentina, Colombia o Irán.

En cualquier caso, “no se trata de ir a festivales, lo que quiero es que lo vean estudiantes”, apunta.

El proyecto de “Tras Nazarín” surgió viendo las fotos que había tomado el propio Buñuel cuando en los años cincuenta del siglo pasado buscaba las localizaciones exteriores para la película “Evocaban nostalgia de la infancia”, afirma el director.

Espada recorre en su documental las localizaciones de la película en el estado de Morelos (México), entrevista a actores, técnicos y amigos que participaron en el rodaje y revela fotografías que el cineasta español tomó antes de filmar, además de las realizadas en el set por Manuel Álvarez Bravo.

Y es que la película de Buñuel, que recibió el premio internacional del Festival de Cannes de 1959, es todo un testimonio “para cinéfilos y muy interesante para estudiantes de cine, para que sepan cómo trabajaba el cineasta”.

Además, añade Espada, es “una parte importante de la historia del cine en México porque hay un equipo de técnicos y actrices que marcan época”.

Espada sigue la estela de Buñuel también organizando exposiciones del cineasta que viajan por el mundo, respondiendo al interés creciente por su figura.

El experto comparte con Buñuel escenarios de esa infancia en el mismo lugar de nacimiento, Calanda, donde está el Centro Buñuel, que él dirige.

Este centro abrió sus puertas en el año 2000 como un lugar expositivo permanente, con fondo documental de consulta y distintas salas donde en verano se celebra el festival de “las películas que a Buñuel le gustaría ver”, bajo el nombre “22xdonLuis”.

También en la película “Nazarín” de Buñuel está presente su pueblo natal, a través de los tambores que son “el final explosivo de Nazarín, con una de las mejores interpretaciones de Paco Rabal”.

La cinta de 1959 relata la historia del humilde cura Nazarín, que comparte su pobreza con los necesitados que habitan alrededor del mesón de Chanfa, hasta que su caridad cristiana le pone en apuros.

Y el director del Centro Buñuel Calanda mira también con cierto optimismo al futuro después de que el Gobierno de Aragón (noreste) haya anunciado su intención de reeditar un convenio para financiar el centro, tras la falta de ayudas institucionales que sufrió durante la pasada legislatura.

“Ya hay muchas actividades encima de la mesa”, apunta Espada, y reivindica que “a pesar de la crisis, ha sido un centro muy dinámico”.

Recuerda lo que ha dicho en alguna ocasión Rafael Buñuel, uno de los hijos del cineasta: “Este centro podría estar en Roma o París” pero “la descentralización también tiene que llegar a la cultura”, sentencia. EFE [I]

Publicidad