Ecuador. Domingo 26 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rey Felipe VI entrega el Premio Cervantes al mexicano Fernando del Paso

Fernando del Paso recibe el premio Cervantes de parte del rey Felipe. Foto:.elperiodico.com

MADRID (AP) — España conmemora el sábado el 400 aniversario de la muerte de su escritor más conocido, Miguel de Cervantes. Todo el país organizó actos en honor del autor de “Don Quijote”, uno de los libros más influyentes de la literatura universal y precursor de la novela moderna.

Publicidad

En Alcalá de Henares, su lugar de nacimiento, el rey Felipe VI entregó el Premio Cervantes al autor mexicano Fernando del Paso y el ministro de Cultura Iñigo Méndez destacó “su aportación al desarrollo de la novela, combinando tradición y modernidad, como hizo Cervantes“.

El Premio Cervantes se entrega anualmente el 23 de abril, que coincide con el Día Mundial del Libro declarado por UNESCO. En la fecha se recuerda la muerte de Cervantes y la de William Shakespeare.

Fernando del Paso, sexto escritor mexicano que recibe el premio Cervantes, aprovechó hoy su discurso de agradecimiento para denunciar la situación actual de su país en una intervención política, literaria y biográfica, donde no faltó el humor y el juego lingüístico.

“Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar, continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios, la discriminación, la impunidad y el cinismo”, señaló Del Paso en la solemne ceremonia, presidida por los reyes de España.

La entrega del galardón tuvo lugar en la Universidad de Alcalá de Henares, localidad próxima a Madrid, donde nació el autor del Quijote.

En silla de ruedas, muy elegante, con traje azul de raya diplomática roja y con una corbata roja y amarilla, para llevar a España “en el pecho, muy cerca del corazón”, el escritor mexicano dijo: “criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza”. “Pues bien, me trago esa vergüenza. No denunciarlo, eso sí que me daría aún más vergüenza”, precisó.

Los reyes de España y Fernando del Paso, Foto: casareal.es

Los reyes de España y Fernando del Paso, Foto: casareal.es

Además, subrayó que ha querido aprovechar “este foro internacional para denunciar a los cuatro vientos la aprobación en el Estado de México de la bautizada como Ley Anteco.

“Una ley opresora -explicó- que habilita a la policía a apresar e incluso a disparar en manifestaciones y reuniones públicas a quienes atenten, según su criterio, contra la seguridad, el orden público, la integridad, la vida, los bienes… Esto parecería tan solo el principio de un Estado totalitario que no podemos permitir”, dijo el escritor en un discurso personal y muy emotivo.

El escritor mexicano, al recibir el Premio Cervantes, máximo galardón de las letras hispanas, también hizo un elogio de la lengua en castellano y recordó que “desde hace 81 años y 22 días”, cuando llora, lo hace en castellano, pero también ríe habla y escribe en esta lengua.

El rey Felipe VI cerró la ceremonia y en su discurso aseguró que la riqueza del español se debe a su capacidad de “continua transformación” y a su “mestizaje permanente en el que cada país del mundo en que se habla es un afluente que rejuvenece y ensancha a cada tramo su inmenso caudal”.

Felipe VI no dejó pasar por alto que Del Paso es el sexto mexicano que recibe el Cervantes, y afirmó que México es, además de “un gran país, amigo y hermano de sangre y de cultura”, la nación “con mayor número de hispanoablantes” y el país que acogió a muchos escritores españoles exiliados en momentos de dificultades.

Son muchas las cosas, insistió, que además de la lengua común unen a mexicanos y españoles, como los libros editados en México que se leían en España en los años de la Dictadura (1939-1975) o los que ahora dan a conocer los editores españoles a los lectores mexicanos.

Tras el discurso con el que clausuró el acto, Felipe VI, junto a la Reina Letizia, acompañó al autor galardonado y a su esposa, Socorro, hasta el patio del edificio histórico de la Universidad de Alcalá para hacerse una “foto de familia”, en la que también posaron las autoridades que asistieron al acto.

Y el premiado, ya más distendido, pero “muy cansado”, “honrado y halagado” y en compañía de su esposa, charló con los periodistas para decir que tenía que hacer un discurso “duro” porque “era necesario”.

“Tengo esperanza pero las esperanzas se van gastando”, subrayó el autor de “Noticias del Imperio”. EFE

crs/cn/adr/mlb/ma/cho