Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La leyenda de Irina Antónova, una mujer confinada en un museo desde 1945

Irina Antónova, foto eluniversal.com

Moscú, (EFE).- A sus 94 años la rusa Irina Antónova es un caso único en la historia de los museos de arte de todo el mundo, ya que lleva trabajando en el Museo Pushkin desde la Segunda Guerra Mundial, incluido más de medio siglo como directora.

Publicidad

“El arte nos hace mejores. Es alegría y felicidad. Nos hace descubrir en nosotros mismos capacidades que desconocíamos”, señaló a Efe Antónova en el vetusto despacho que ha ocupado durante varias décadas.

Antónova, que mantiene su coquetería y pidió un par de minutos para arreglarse antes de iniciar la entrevista, llegó al museo de bellas artes directamente desde la universidad en abril de 1945, un mes antes de la victoria sobre la Alemania nazi.

Durante la contienda militar trabajó como enfermera en un hospital, pero su sueño era trabajar en el principal museo moscovita, que acabaría dirigiendo desde 1961.

“Llevo prácticamente toda la vida en el museo. Llegué en 1945 y nunca me he ido”, asegura sobre su confinamiento voluntario.

Pese a las limitaciones que imponía la Guerra Fría, Antónova siempre fue partidaria de cooperar con los museos de Occidente, lo que le ha granjeado una admiración y un prestigio internacional al alcance de pocos.

Uno de sus mayores éxitos fue traer en 1974 a Moscú “La Gioconda” de Leonardo Da Vinci, que causó un revuelo hasta entonces desconocido en la pacata Unión Soviética.

Esa fue la primera vez que Antónova optó por un formato que se ha convertido en característico del Pushkin, construir una exposición en torno a una sola obra maestra, aunque escoltada por unas pocas piezas como contexto.

Recientemente, Antónova demostró que no ha perdido ni un ápice de sus facultades, ya que en el museo Pushkin aterrizó “Olympia” (1863) de Eduard Manet, uno de los desnudos más famosos de la historia de la pintura.

El lienzo, considerado precursor del Impresionismo, abandonó París (Museo de Orsay) sólo por segunda vez en el último siglo y medio.

“No lo esperaba. Le dije al director que sabía que era imposible, pero nos lo cedió. Es un gran admirador de nuestro trabajo”, admite sonriente.

Antónova cree que es una privilegiada, ya que “la vida está llena de necesidades y muchas personas trabajan exclusivamente para ganarse la vida. En cambio, para mí el trabajo es un estímulo. Hay que amar lo que uno hace”.

“De lo contrario, nos limitaríamos a comer y beber. El segundo sentimiento es el amor, que es muy poderoso. No es casualidad es que sea tan representado por el arte. Así que, hay que amar y quererse a uno mismo, y también ser crítico, claro”, dice

En su opinión, “el arte es una segunda realidad. Existe para hacer realidad los sueños, los ideales y las esperanzas del ser humano. Es un espacio en el que cabe todo aquello de lo que carecemos”.

El arte no sólo pueden ser imágenes bucólicas o retratos de bellas mujeres y pone como ejemplo “Saturno devorando a su hijo” o “Los fusilamientos del 3 de mayo” de Goya.

“Incluso aquellas obras que pueden provocar rechazo (…), te llevan a otro nivel de sufrimiento. El arte nos ayuda a abrirnos, a realizarnos. A veces la guerra es lo que nos abre y nos hace descubrirnos a nosotros mismos”, destaca.

Considera que el hombre no puede vivir sin arte y que las obras “hay que verlas o leerlas o escucharlas más de una vez”, como ocurre con “Anna Karénina” de Tolstói.

“Releo la novela cada tres o cinco años y cada vez descubro algo nuevo. Ahora me doy cuenta de que Anna no sólo es una víctima. Y es que yo también evoluciono como persona, aparecen cosas nuevas en mí misma”, confiesa.

Detrás de ese rostro angelical, hay una mujer de firmes principios, como cuando se opuso a la devolución a Alemania de todas las obras de arte que el Ejército soviético se apropió durante la Segunda Guerra Mundial.

“Uno no puede invadir un país y destruir las raíces de su cultura como hicieron los alemanes. Ésta es una lección de historia para todo el mundo”, dijo Antónova a la prensa alemana en 2012, ya que el Pushkin acoge no pocas de esas obras reclamadas por Berlín.

Antónova fue relevada como directora en 2013 debido a su avanzada edad, pero el Ministerio de Cultura creó especialmente para ella el cargo de presidenta del Pushkin.

“Ahora tengo otras funciones. Imparto muchas conferencias, ciclos para la tercera edad y organizo exposiciones. Vivir es muy interesante”, asegura.

La actual directora del Pushkin, Marina Loshak, considera que Antónova “es un mito” y “una especie biológica extraordinaria”, ya que “el sentido de su vida es ayudar a la gente a entender el arte.EFE

io/ig

Publicidad