Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Grafitera hispana reivindica a la mujer en murales con distintivas figuras

Sand One, grafitera de Los Ángeles. Foto de www.ovationtv.com

Los Ángeles (EE.UU.), (EFE).- La grafitera hispana Sand One aprovecha las fachadas de los edificios de Los Ángeles (EE.UU.) para ensalzar y reivindicar la presencia de la mujer en la sociedad a través de figuras de ojos saltones, pestañas rizadas y formas voluptuosas.

Publicidad

A base de spray, la artista de origen mexicano-guatemalteco pretende ensalzar la “feminidad”, potenciar el valor de la mujer en la sociedad y recordar de paso que no necesita al hombre a su lado para ser autosuficiente.

“Estamos en un mundo en el que usualmente la mujer se siente un poco cohibida, o se siente que no es lo suficientemente fuerte para empujarse ella misma para poder seguir sus sueños”, aseguró la artista en entrevista con Efe.

Sand One explicó que, con sus más de doscientos murales, que también se pueden en ver fachadas o camionetas de Florida y Arizona, así como en Ciudad de México, quiere “motivar” a la mujer a que no se resigne a la vida doméstica, que encuentre su espíritu emprendedor y cree sus propias oportunidades de crecimiento.

“Mis mujeres, si tú las ves, son muy fuertes. Son así como de armas tomar, como que dicen: ‘No, yo puedo. Lo voy a hacer. Lo voy a lograr'”, explicó la grafitera, que empezó a elaborar sus murales en el año 2009 y desde entonces la popularidad de sus características exuberantes muñecas ha ido en aumento.

Primero se hizo con un abultado séquito de seguidores de la calle, mientras realizaba sus obras, y que fue creciendo también en las redes sociales.

En vista del éxito obtenido, acudió a decenas de galerías buscando representación artística, aunque solo encontró negativas que, según revela, no la desanimaron.

Hace tres años se le ocurrió pintar un mural en el este de Los Ángeles con una muñeca de rasgos grandes bebiendo una lata de Pepsi sobre un fondo azul, con el objetivo de que las grandes marcas comerciales vieran su potencial.

La estrategia funcionó y el año pasado la hispana recibió una llamada de Coca-Cola. Poco después, el mural de Pepsi fue reemplazado por uno en el que la muñeca bebe una lata de esa marca de refrescos y con un fondo de color rojo, característico de esta compañía.

“Yo creo mis muñecas acorde a lo que la compañía busca”, explicó la artista, que también ha pintado un mural de una mujer mariachi en la ciudad californiana de Bell, a petición del consulado mexicano, y ha realizado diseños para la compañía textil Levi Strauss y la NBA.

“Quieren juntar mi marca con la de ellos para poder hablarle a otra audiencia que ellos no han podido tocar”, explicó Sand One, que en la actualidad se halla en conversaciones con la firma deportiva Nike.

Indicó que las principales compradoras de su obra, que abarcan cuadros personalizados a partir de fotografías, son mujeres solteras, “soñadoras” y sin interés por coleccionar piezas de “arte elitistas”.

El catálogo de la hispana se amplía con una variedad de productos, casi todos poblados de sus icónicas mujeres, y que incluyen ropa interior femenina, bañadores, calcetines, gorras, camisetas, chaquetas, bolsos, cargadores de teléfonos, llaveros y cojines.

Todo ello sin descuidar su faceta muralista. En cinco días, inaugurará en el centro de Los Ángeles su próxima obra, que tendrá a la muñeca Boxy como protagonista y a la que ella cariñosamente llama Muñeca Cajita.

La obra formará parte del muro externo de una bodega del área y, siguiendo el eslogan de One, invitará a la mujer a meter sus sentimientos en una caja y a deshacerse de ellos.

“Tomen una caja invisible y pongan sus sentimientos y emociones e inseguridades en esa cajita, tápenla y pónganla ahí atrás de su cama, atrás del ‘toalet’. Tírenla a la basura”, aconsejó la artista.

En su empeño por celebrar el espíritu femenino, la hispana da un giro a los estereotipos y en sus obras la figura masculina queda retratada como pequeños osos de peluche.

“El oso es un juguetito. Lo adoras, lo quieres, pero no es necesario para poder seguir”, explicó.

Siempre buscando nuevos horizontes para expandir su sello, este verano Sand One emprenderá vuelo hasta la isla española de Ibiza con la misión de “dar con un muro, donde sea que lo encuentre, y pintar allí una muñeca”. EFE (I)

Publicidad