Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Artista alemán instala esculturas de lobos contra ultraderecha

- Detalle de la exposición 'Die Woelfe sind zurueck?' (Los lobos han vuelto?) delante de la estación central de Berlín, en Alemania, hoy, 4 de agosto de 2016. El artista alemán Rainer Opolka pretende concienciar a través de su obra sobre la xenofobia, el odio y la extrema derecha. EFE/Sophia Kembowski

Berlín, (EFE).- La exposición “Die Wölfe sind zurück” (“Los lobos han vuelto”), un conjunto de 58 esculturas de lobos del artista alemán Rainer Opolka, quedó instalada hoy ante la estación central de Berlín, como un mensaje para alertar sobre el auge de la ultraderecha.

Publicidad

Las figuras permanecerán en ese punto neurálgico de la capital alemana hasta el próximo 16 de agosto, en un intento de escenificar la amenaza que representan este tipo de movimientos para el conjunto de la sociedad.

Los animales han sido fabricados, sobre todo, a base de bronce y latón y están en una posición agresiva, con la boca abierta, mostrando sus dientes afilados y con la garra derecha delantera alzada, lo que recuerda el tradicional saludo nazi.

En torno a ellos se encuentran una decena de paneles informativos que explican la iniciativa a través de la cita, de forma crítica, de algunas frases del movimiento xenófobo “Pegida” (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente).

Asimismo difunden datos estadísticos como que en 2015 hubo 20.000 delitos atribuibles a la ultraderecha y más de 1.000 actos de violencia cometidos por el radicalismo derechista.

Hay además un tablón en blanco en el que se pretende que los visitantes propongan sus soluciones para combatir el odio.

“Me gusta esta exposición porque ofrece la posibilidad de que la gente se cree una opinión personal sobre este tópico, sobre el racismo en la sociedad”, comentó a Efe uno de los visitantes, Alex Wawra, de Postdam.

La iniciativa de Opolka, de 60 años de edad y conocido por diversas acciones reivindicativas de estas características, tomó forma a raíz de los primeros incendios registrados contra albergues de refugiados en distintos puntos de Alemania, coincidiendo con la crisis migratoria.

Las esculturas del artista llegan a Berlín después de haberse exhibido en Dresde (este del país), el pasado marzo, y luego en Potsdam, ciudad vecina a la capital alemana. EFE

pgt/gc/si

Publicidad