Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Las brujas de Salem” llegan al Teatro Sánchez Aguilar

Foto Sánchez Aguilar

Guayaquil.-  La Universidad Casa Grande y el Teatro Sánchez Aguilar se unen para presentar “Las brujas de Salem”, los días 7, 8 y 9 de octubre en la Sala Principal del teatro.

Publicidad

La galardonada obra del dramaturgo norteamericano Arthur Miller, estrenada en 1953, está basada en sucesos reales ocurridos en Salem, (actual Massachusetts) en 1692, cuando las luchas entre clanes rivales y los fanatismos religiosos desencadenaron una histeria colectiva que llevó a la muerte a 19 mujeres acusadas de brujería y a la cárcel a muchos más.

Sinopsis: El nuevo párroco de Salem descubre una noche a su sobrina Abigail y a otras niñas conjurando espíritus en el bosque. Las niñas niegan cualquier presencia demoníaca, pero luego, presionadas por el miedo, terminan “confesando” que han visto al diablo.

Miller escribió este texto como una metáfora de la cacería de brujas desatada por el senador Joseph McCarthy durante el período de la Guerra Fría, quien persiguió a los comunistas por medio de denuncias, interrogatorios y listas negras.

Jaime Tamaríz

Jaime Tamaríz

El elenco está integrado por Gabriela Pazmiño, Arianna Eghoule, Ana Buljubasich, Rocío Maruri, Elena Gui, Ronald Farina, Aníbal Páez,  Francisco Pinoargotti, Ana Paula Pérez, Alejandro Fajardo, Carolina Jaume,  Marina Salvarezza, Vito Muñoz, Alexandra Dávila, Marcelo Cornejo,  Gregory Garay, Paco Barcia, Gabriela Falquez.Dirección y guía de tesis: Jaime Tamariz.

El coro lo integran: Miossottys Mora, Angie Aguirre, Viviana Hoyos, Daniela Sánchez, Vanessa. Músicos: Juan José Ripalda, Sixto Ampuero, Miguel Flor, Francisco Illingworth, Gino Marchele. Asesor de dirección, coreografía y movimiento escénico: Chevi Muraday.

La producción y realización de la obra estuvo a cargo del grupo artístico creado como la sustentación de tesis de los alumnos del Programa de Titulación de Aplicación Profesional de la Universidad Casa Grande, con Jaime Tamaríz como Guía de Tesis y con Cecilia Márquez como asesora de producción ejecutiva.

Con el montaje y producción de “Las brujas de Salem” también se busca financiar la primera Beca Nominativa en la Carrera de Artes Escénicas en Guayaquil.

Ramón Barredo, director artístico del Teatro Sánchez Aguilar señala: “Como Fundación Sánchez Aguilar estamos encantados de poder participar de esto, siempre hemos tenido una comunicación muy fluida con la universidad, y en este caso, este año, éste es como el resultado de otro, porque esta colaboración comenzó con “Romeo y Julieta”, que era a producción del teatro y en la cual pedimos a la Casa Grande y ella, generosamente, accedió a que sus estudiantes estuvieran con nosotros en aquella producción que también fue dirigida por Jaime Tamaríz”.

“Creo que muchos de ustedes no sabrán, pero el lema de la Fundación Sánchez Aguilar es “Educar es liberar”, por lo cual lo tenemos muy claro en todo el trabajo que hacemos a diario. Y en esta ocasión es algo mucho más importantes porque es universidad, es la base educativa, pero también es con una obra de teatro que hacen los alumnos que acaban, lo han hecho estos estudiantes que ya tienen muchos años de experiencia, pero que han pasado por la parte más de conocimiento para poder presentar una obra como “Las brujas de Salem” que es uno de los grandes textos escritos en el siglo xx, que además nos habla de la discriminación, de la desigualdad, de no querer ver al otro y como no lo reconocemos lo convertimos en brujas, es una historia basada en un hecho real, y ha pasado durante tantos tiempos de la historia que esperemos que la educación, las universidades y el teatro apoyen a que cosas así no sigan sucediendo”.

brujas-circulo

Por su parte, Jaime Tamaríz manifestó que en este caso le llamó la atención la diversidad del grupo, porque los estudiantes suelen ser muy parecidos. “Aquí había el desafío de que teníamos que hacer el camino. Entonces, lo primero que decidimos fue tumbar todos los prejuicios, que si eres presentador, que si tú eres actor de televisión… esto es de seres humanos que quieren unirse por hacer algo juntos, que es lo que mueve al arte, realmente, fue bonito encontrarnos todos como compañeros, todo el mundo dice que soy el director, pero yo no soy el director, soy el Guía de la Tesis y todas las decisiones las tomamos en conjunto, todos opinamos, colaboramos y creo que ese es el mayor aprendizaje que, por lo menos yo me llevo de toda esta experiencia”.

Sobre la beca, Jaime dice que: “fue una iniciativa que nació de nuestro grupo, porque pensamos que todo este trabajo ojalá sirva para algo, que la taquilla sirva para algo productivo, y salió la idea de crear una beca para artes escénicas, porque no existe en la ciudad ninguna beca para estudiar artes escénicas, y como esta universidad es de las primeras que se propuso crear una carrera de artes escénicas, que nos ha costado mucho a Marina Salvarezza y a mí, para sacar adelante este carrera, para que los jóvenes de esta ciudad tengan una opción donde estudiar artes escénicas, nos pareció una muy buena idea crear una beca que apoye nuestra propia profesión. ¿Quién sabe? De repente, algún día esa persona que ganó la beca se convierte en un gran director en un gran actor y seguramente estaremos todos muy contentos”.

Ramón Barredo, Odile de Chiriboga, Marina Salvarezza, Jaime Tamaríz, Enrique Rojas

Ramón Barredo, Odile de Chiriboga, Marina Salvarezza, Jaime Tamaríz, Enrique Rojas

bruja-blanca

(F)

mrjc/Fotos Larepublica.ec

Publicidad