Ecuador. Viernes 2 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bachelet entrega al argentino Cesar Aira Premio Iberoamericano Manuel Rojas

SANTIAGO (CHILE), 21/11/2016.- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet (i), entrega al escritor argentino César Aira (i) el Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas hoy, lunes 21 de noviembre de 2016, en el Palacio de La Moneda en Santiago (Chile). EFE/Mario Ruiz

Santiago de Chile, (EFE).- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, entregó hoy el Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas al argentino Cesar Aira, que ve reconocida de esta forma su prolífica obra.

Publicidad

La ceremonia se realizó en el salón Montt-Varas del Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo chileno, donde Bachelet entregó el reconocimiento consistente en un diploma, una medalla y 60.000 dólares.

“Quizá este premio, que vuelve a mirar a la literatura argentina de hoy, nos ayude a leer más y mejor a Cesar Aira y a tantos otros que, como él, se empeñan en crear una obra diferente, atrevida, arriesgada y de una gran belleza.”, señaló la mandataria.

Bachelet afirmó que la condecoración al escritor transandino confirma el “fuerte vínculo” que existe entre la literatura chilena y la argentina.

“Este premio, ya en su quinta edición, es testimonio de la riqueza, diversidad y solvencia las letras de nuestra América, en español o portugués, del Río Bravo al Estrecho de Magallanes, del Atlántico a las abruptas rompientes del Pacífico”, añadió.

El jurado del galardón estuvo conformado por los escritores Margo Glantz, ganadora del Premio Manuel Rojas 2015 y primera mujer en hacerlo, la nicaragüense Gioconda Belli, el mexicano Christopher Domínguez Michael y los chilenos Alvaro Bizama y Poli Délano.

Por su parte, Aira expresó que se sentía “verdaderamente agradecido” por el premio y un poco “menos sorprendido” porque ya había tenido tiempo de digerir la noticia.

“Sin embargo, mi agradecimiento sigue latente porque tiene una historia más larga que se funde con mi eterna gratitud a Chile. Mi primer viaje a Santiago fue hace 35 años. Era una ciudad más bien gris y triste, pero me las arreglé para encontrarle una poesía también gris y triste”, recordó.

En su obra, marcada por la originalidad, la subversión y la capacidad de sorpresa, destacan las historias cortas en las que la realidad se ve atravesada por la presencia de lo insólito. EFE (I)

Publicidad