Ecuador. lunes 25 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Artista española reúne en instalación 200 libros prohibidos en la historia

Alicia Framis, artista española.

La artista española Alicia Framis reúne en su instalación “La habitación de los libros prohibidos” unos doscientos textos literarios que a lo largo de la historia han sido censurados por motivos políticos o religiosos.


Publicidad

La obra, que fue adquirida por la Colección Banco Sabadell, se exhibe desde hoy y hasta el próximo 14 de mayo en el espacio Il Salotto de la Blueproject Foundation de Barcelona, después de que se pudiera ver en el Museo Picasso de Antibes (Francia) y el Art Basel-Parcours en 2015.

La artista explicó hoy en la presentación que esta pieza forma parte de la serie “Habitaciones Prohibidas”, integrada por “una serie de habitaciones en las que se cuestiona el actual entorno social y humano, los dispositivos de alienación y otros medios de coacción”.

Framis ha podido constatar que los jóvenes que entran en “La habitación de los libros prohibidos”, descalzándose previamente, “en un principio, miran los títulos de los libros, se asombran por algunas de las obras que han sido censuradas y finalmente conversan entre ellos”.

Esta biblioteca reúne, según explicó Framis, “libros que han sido objeto de censura, que están o han estado prohibidos y cuyos autores han sufrido o siguen sufriendo dificultades con el poder judicial o político, en algunos casos graves, pues han pasado por la prisión, la tortura o la muerte”.

Los libros han sido forrados con una sobrecubierta negra con una leyenda en la que la artista explica la causa de la prohibición de la obra en cuestión.

Entre estos libros que Framis ha seleccionado después de una investigación previa de varios años figuran “obras que pertenecen al patrimonio cultural mundial” como “Cándido”, de Voltaire; los escritos de Giordano Bruno; “Lolita”, de Nabokov; “El segundo sexo” de Simone de Beauvoir, o “Don Quijote” de Cervantes, “primero censurado por la Inquisición y recientemente prohibido en Arabia Saudí por incitar a los lectores a ser libres”.

La intención de la artista es que “la gente reflexione sobre las situaciones y contextos en que los doscientos libros expuestos fueron prohibidos en diferentes momentos de la historia; y tomando conciencia de eso, se agrega otra capa: las relaciones establecidas entre los lectores porque lo que pasa entre las personas sentadas en este espacio mientras leen estos libros es lo más importante”, señala.

En definitiva, “la habitación es solo una excusa para iniciar un diálogo en un contexto como el actual, en que los jóvenes se comunican sólo a través de las redes sociales”.

En su trayectoria, Framis (Barcelona, 1967) combina arquitectura, diseño, moda y “performance”, y su trabajo se basa en proyectos centrados en diferentes aspectos de la existencia humana en la sociedad urbana contemporánea. EFE (I)