Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Abucheos en Cannes pueden aplastar a una película (o no)

Will Smith, a la izquierda, y Jessica Chastain, miembros del jurado de la 70a edición del Festival de Cine de Cannes, y su presidente, Pedro Almodóvar, posan el martes 16 de mayo del 2017 en Cannes, Francia. (Foto por Arthur Mola/Invision/AP)

CANNES, Francia (AP) — El Festival de Cine de Cannes tiene su propia versión del pulgar hacia arriba o hacia abajo de los gladiadores romanos, y sus juicios pueden ser igual de severos.


Publicidad

En ninguna otra parte se miden tan minuciosamente las reacciones del público y la crítica a las películas, sea con la duración de una ovación o la locuacidad de los abucheos. Cannes puede hacer, o deshacer, una película. Y a más de uno le ha bajado los humos.

“Hay algo muy agudizado ahí”, dijo Sofia Coppola. “Definitivamente hay muchas opiniones y provocaciones. Es parte de eso”.

Coppola lo sabe por experiencia propia. La última vez que tuvo una película en competencia, “Marie Antoinette” de 2006, fue abucheada por algunos miembros de la prensa. Los franceses, como era de esperar, reaccionaron con una actitud protectora ante un filme sobre una de las reinas más famosas del país.

Pero podría decirse que “Marie Antoinette”, como muchas otras películas que han sido despreciadas en Cannes, se merecía algo mejor. Coppola, decidida, volverá este año a la guarida del león con “The Beguiled”, su versión del filme de Don Siegel y Clint Eastwood de 1971 que, como acontece, los franceses adoran.

@The Beguiled@, Sofia Coppola

Los “bu”, cuando suenan, suelen encender las redes sociales y reverberar alrededor del planeta, aun cuando a menudo son pronunciados por solo un puñado de críticos europeos anónimos en la oscuridad. A diferencia de muchos otros festivales, Cannes proyecta las películas para la prensa — al menos las que compiten por la Palma de Oro —ya sea la noche antes o la mañana del estreno oficial. Los críticos son los que emiten el primer juicio.

El festival de este año apenas empezó hace unos días, pero ya se han escuchado algunos abucheos para el audaz drama húngaro de Kornel Mundruczo “Jupiter’s Moon” y para el logo de Amazon Studios que aparece antes de “Wonderstruck” de Todd Hayne, posiblemente como un daño colateral de la respuesta negativa a Netflix.

Hasta el menor de los cambios ha sido abucheado. En una presentación característica de Cannes que antecede cada función de una cinta en competencia, una imagen animada sube flotando las famosas escaleras cubiertas por la alfombra roja del festival. Pero esta vez, en cada escalón aparece el nombre de un cineasta venerado, como Kenji Mizoguchi, David Lean y Orson Welles, y algunos en la presentación del jueves vociferaron su descontento.

Si unas escaleras hechas en dibujos animados llevan a abucheos, ¿qué esperanza tienen las películas?

“Cuando uno viene a Cannes uno está preparado para cualquier cosa”, dijo el cineasta francés Olivier Assayas el año pasado luego que su thriller supernatural con Kristen Stewart “Personal Shopper” recibió algunos abucheos.

La modelo Bella Hadid posa para la foto en la ceremonia inaugural y la proyección del filme Ismael’s Ghosts en la 70ma edición del festival de cine de Cannes, 17 de mayo de 2017. (Foto by Arthur Mola/Invision/AP)

“Personal Shopper”, sin embargo, ha sido elogiada por la mayoría de los críticos: en Rotten Tomatoes tiene un 80% de reacciones positivas. Otras películas pueden ser virtualmente aplastadas. La ópera prima de Ryan Gosling, la fantasía neo-noir “Lost River”, fue acosada sin clemencia en el 2014. Al año siguiente tuvo un pequeño estreno teatral, y por video a la carta.

También está el caso de “The Sea of Trees” de Gus Van Sant, con Mathew McConaughey y Ken Watanabe como dos hombres que deambulan por el “bosque del suicidio” de Japón. Tras ser azotado durante su debut en Cannes, el filme pasó más de un año encajonado y eventualmente vio luz con el estreno más pequeño que obliga un contrato. Van Sant, quien había ganado la Palma de Oro en el 2003 con “Elephant”, ha tenido sus altibajos en Cannes.

“Es un lugar volátil”, dijo tras el fracaso de “Sea of Trees”. “Cuando oí que hubo abucheos, pensé, ‘OK. Estas cosas pasan'”.

Relatos como estos han llevado a algunos cineastas a buscar otros terrenos. La mayoría de los grandes estudios de Hollywood no tienen ninguna película en Cannes este año; es posible que consideren que no vale la pena el riesgo. Puede ser que los organizadores de Cannes, también, hayan decidido que no satisfacen ningún interés aceptando una película mediocre solo porque tiene actores famosos.

Y sin embargo los abucheos en Cannes son también vistos como una medalla de honor, como una cicatriz de batalla de los gustos a menudo caprichosos de los cinéfilos. La lista de películas galardonadas que han sido abucheadas en Cannes es extensa, e incluye a las eventuales ganadoras de la Palma de Oro A “Taxi Driver” (1976) de Martin Scorsese, “Tree of Life” (2013) de Terrence Malick y “Wild at Heart” (1990) de David Lynch.

Hasta el crítico Roger Ebert admitió haber sido partícipe. En su reseña de “Wild at Heart”, escribió que la cinta debutó en Cannes “ante grandes vítores y muchos abucheos, algunos de estos últimos míos”.