Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Artista iraní Farideh Lashai entra en el Prado para dialogar con Goya

Reporteros gráficos toman imágenes hoy en el museo del Prado de la última obra de la artista iraní Farideh Lashai, "Cuando cuento estás solo tú...pero cuando miro solo hay sombra", una videoinstalación que recoge el mensaje de Goya y se inspira en la serie los "Desastres de la guerra", símbolo contra el horror, que llega a Madrid procedente del British Museum. EFE/Ballesteros

Madrid,  (EFE).- El Museo del Prado dedica por segunda vez, tras Clara Peeters, una muestra a una mujer artista. Se trata de la iraní Farideh Lashai, de la que se presenta su última obra, una vídeo-instalación inspirada en los “Desastres de la guerra”, de Goya, una denuncia, un grito “contra la sordera moral”.


Publicidad

“Cuando cuento estas solo tú…, pero cuando miro hay solo una sombra” es el título del montaje de Farideh Lashai (Rasht, 1944 – Teherán, 2013), que está inspirado en un verso de “La tierra baldía”, de T. S. Elliot, y que se acompaña con música de piano de Chopin.

Lashai es una de las artistas contemporáneas más importantes y con muchos puntos de afinidad con Goya, “dos siglos después”, según la comisaria de la muestra, Ana Martínez de Aguilar, ya que ambos vivieron la experiencia de la guerra; en el caso de Lashai, la llegada de Jomeini, la cárcel y la guerra entre Irán e Irak.

Además, tenían necesidad de denunciar, y ambos fueron seres errantes, padecieron una enfermedad que les hizo caminar hacia la introspección antes de ejecutar su último trabajo y también los dos tenían gran sensibilidad por la gente corriente, por los débiles, explica la comisaria.

“Dos artistas frente a frente. Un hombre de la Ilustración y una mujer de nuestros días. Occidente y Oriente. Vidas distintas y distantes. Y, sin embargo, reconocemos en ellos sorprendentes similitudes y paralelismos que impulsaron en Lashai la creación de una obra que actualiza el mensaje de Goya, mostrando, una vez más, su vigencia universal”, dice la comisaria.

Lashai, que escribía, pintaba y tallaba en cristal, en los últimos siete años de su vida hacía vídeo-instalación, donde incorporaba a la narración obra plástica y la modificaba para hacer con ello una síntesis.

“En sus vídeos hace un estudio de la cultura iraní, vuelca toda su riqueza persa y lo mezcla con el mundo contemporáneo en el que vivimos, con imágenes de teatro o cine de animación que se convierten en iconos universales para expresar hechos contemporáneos”, añade la comisaria.

El director del Museo del Prado, Miguel Falomir, durante la presentación de la muestra, señaló el compromiso del museo con el arte contemporáneo. “No somos el Reina Sofía”, recalcó, “pero nos interesa lo que tiene relación con el arte contemporáneo realizado por mujeres”.

Faradeh Lashai procede de una sociedad muy poco abierta a las mujeres, y su obra establece un diálogo con algunas de las obras de Goya más importantes”, subrayó.

Y en la vídeo-instalación que se presenta en el Prado, que procede de la colección del British Museum de Londres, donde hay una importante selección de dibujos de Goya, Farideh vacía las figuras y reelabora las estampas de esta icónica serie del pintor aragonés para mostrarlas acompañadas por imágenes que han sido previamente animadas y que se proyectan con un foco de luz en movimiento.

La vídeo-instalación se presenta junto a una selección de “Los desastres de la guerra”, en dos salas: una alberga “El 3 de mayo”, y la otra “Las pinturas negras”.

La muestra va acompañada por un libro que recoge cuatro ensayos sobre la autora, y además se publicará en el mes de junio la autobiografía de Farideh Lashai, “Llegó el chacal”, en ediciones Oriente y el Mediterráneo.

El préstamo de esta pieza, “de apariencia sencilla pero de gran complejidad, una especie de coreografía lírica”, en palabras de la comisaria, se inscribe en el programa “La obra invitada”, una actividad patrocinado por la Fundación Amigos del Museo del Prado. EFE

crs/ram/cr