Ecuador. sábado 23 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los “Chivox” reproducen Guayaquil entre paredes de Museo Municipal

R.E.D. es la muestra que el “Colectivo Chivox” inauguró la noche del miércoles 21 de junio en la Sala de Arte Contemporáneo del Museo Municipal de Guayaquil.


Publicidad

Los Chivox”, actualmente integrado por los artistas Tayron Luna, Leo Moyano, David Orbea y Juan Carlos Vargas, empezó a formarse hace cuatro años con una primera exposición en galería DPM llamada “Entre la pose y la postura” con otros integrantes, pues se trataba de un proyecto de clase del Instituto Superior Tecnológico de Artes del Ecuador, ITAE.

Después del ITAE pasaron a la Universidad de las Artes, UArtes, donde están sacando la Licenciatura en Artes Visuales. Todos aspiran a seguir maestrías y residencias en el exterior, poder moverse afuera, y seguir produciendo.

David Orbea, Tayron Luna, Juan Carlos Vargas y Leo Moyano, Los Chivox

Juan Carlos le contó a La República que el nombre de “Chivox”  surgió a raíz de un proyecto que hicieron que consistía en una excursión al pueblo de Nobol, situado al norte de Guayaquil, para hacer un video en un río, pero se toparon con unos chivos y les hicieron fotos, y cuando presentaron el video en clase aparecieron unos chivos teniendo relaciones, entonces el profesor los catalogó como los “Chivos eróticos” y les quedó el apodo. Pero de ahí nos gustó el apodo de chivos,  justamente por que es animal que anda vagando, así tal cual, en la deriva, y también fue típico acá en Guayaquil tener los chivos en la calle”

Para Tayron Luna, el mayor de todos, graduado de Diseño Gráfico: “esa coordinación y colaboración que había en el equipo trascendió el aula, y seguimos trabajando juntos. Más tarde se incorporó Juan Carlos, y en las derivas, recorríamos la ciudad tomando fotos de casas en ruinas, de cosas que deja la ciudad, rastros, registros... La ciudad tiene mucho que mostrar, un puede recorrer diferentes sectores de la ciudad y encontrar cosas que para otra gente pasan desapercibidas. Nosotros hacemos un estudio sobre algún elemento que haya pasado a la invisibilidad, tales como un carro abandonado o una caseta de guardia”.

Caseta de guardía, muestra R.E.D. de Los Chivox

“Son elementos que cuando uno los quiere a mover, la gente comienza a darles una especie de valor. Es un trabajo colectivo, que se expande en el sentido de trabajar también con la comunidad, porque la gente que está alrededor de la obra también colabora. En la caseta que trajimos aquí colaboró el guardia, cuando preguntamos ¿de quién es la caseta?, dijeron la caseta es de todos, es de este barrio. Entonces aquí viene el sentido de pertenencia, también nos pasó lo mismo en una muestra con unas piedras, no pudimos mover las piedras porque el barrio dijo no, esa piedra tiene 70 años allí, y si se la quieren llevar cuesta $500,oo, son objetos que en algún sentido la gente se los apropia y comienza a tener valor en el momento en que uno les pega el ojo”.

R.E.D. evoca memorias de la calle guayaquileña que invitan a repensar la relación con el entorno y está compuesta por más obras colectivas que individuales, porque lo de ellos es trabajar en equipo, es algo que supera la obra individual en sí, porque ellos recalcan esa colaboración de que en una obra todos aportan una idea, todos opinan, todo está en debate.

Bomba Molotov de Juan Carlos Vargas.

Juan Carlos tiene dos obras individuales en la muestra, “que son de una serie que estoy trabajando que se llama ‘Revueltas’ y es una bomba Molotov en una caja de extintor, o sea la bomba molotov va adentro de la caja de vidrio. Es un poco también incitar al desorden, de alguna manera el colectivo ha sido parte de eso, porque  ha sido una escena muy tibia, muy calmada, y necesitamos agitar la escena”.

La otra es una obra con stencil, que es un acetato con el que se puede grafitear en la ciudad, tiene que ver con que la revolución está en un constante cambio, siempre se está transformando, pero a veces se vuleve moda y cuando se vuelve moda, ya deja de ser revolución, es como un juego dentro de la misma palabra: Revólver, Re volver, Revolver”.

“Juan Carlos no lo quiso hacer directamente al grafiti, sino usar el recurso del instrumento  y la luz para causar la sombra de la silueta, y en la pared va a estar la sombra como que fuera un stencil, es otra forma de ver el grafiti”, dice Tayron.

La propaganda de la “Pepsi Cola” la escanearon de toda la esquina de las calles Venezuela y José de Antepara, “estas publicidades están desapareciendo porque tienen más de 40 años”, dice Tayron,”En mi casa había una gigante de Pepsi y el año pasado pintaron el edificio y desapareció. Son cosas que están ahí y de repente desaparecen, entonces nosotros lo que hicimos fue desprender esta propaganda  para que quede una evidencia tangible de que existió, no solo un recuerdo, quizás un registro fotográfico también, pero el hecho de desprenderlo es traer la pared de allá a acá. Es traer las cosas de la ciudad hacia acá, es la pintura de cuarenta años extraída de la pared para que la gente la contemple más de cerca”.

“Estas publicidades se las trabajó también investigando en coordinación, primero ¿de quién es la casa?, ¿quién vive ahí?, ¿con quien se puede hablar? Les presentamos y les conversamos el proyecto, solicitamos colaboración, nos la dan, y luego trabajamos con ellos, porque también están pendiente de qué es lo que necesitamos, nos apoyan con historias, nos cuentan anécdotas, nos crean un contexto para la información de la obra”.

Propagandas antiguas en las calles, colectivo Los Chivox

David dice que su obra de los parasoles  “son esas bases que uno se encuentra en la calle cuando están construyendo algún edificio, que ponen cañas,  y como la idea de la exposición es traer la urbe al museo, ponerlo en cuatro paredes, por eso está aquí el parasol, la caseta de vigilancia, que te la encuentras en cualquier barrio. Nos encontramos haciendo un recorrido por toda la urbe, aquí encerrada en cuatro paredes, para que el espectador se adentre en el parque en la calle, hemos puesto unas bancas, un grafiti de pandilleros pero lo hicimos neón”.

“Otra de las obras es una documentación de 125 fotos tomadas en el barrio del Astillero, toda la sección sur pasa por la documentación”, dice Leo Moyano, “no tomo las fachadas sino las partes laterales donde están los ladrillos, y las fotos son de diez por diez centímetros, para darle imagen de foto antigua, a blanco y negro, van una al lado de la otra pero siguiendo la línea de la casa, es como una construcción de una ciudadela, todo eso está integrado en el mural, con las obras vamos a invadir el mural, como se encuentra una pared cualquiera en una esquina de Guayaquil”.

Fotos de paredes laterales de casas del barrio del Astillero

“Egolatría” es una obra en la que Tayron Luna ha usurpado el lugar del expresidente Jaime Roldós en el monumento que se encuentra actualmente “desocupado” por reparaciones atrás de la Universidad Católica, y que descubrieron los “Chivox” en una mañana de deriva, y ayudado por sus compañeros David se trepó al Monumento, donde le tomaron fotos alzando el brazo en gesto de un político y lo convirtieron en un afiche, que consta medio despegado en varias partes del mural.

María Rosa Jurado

Fotos larepublica.ec