Ecuador. martes 26 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“El ciudadano ilustre” triunfa en los Premios Platino

El actor argentino Óscar Martínez posa tras ganar el Premio Platino a la mejor actuación masculina por su trabajo en “El ciudadano ilustre”, el sábado 22 de julio del 2017 en Madrid. (AP Foto/Francisco Seco)

MADRID (AP) — “El ciudadano ilustre” de Argentina se impuso el sábado como mejor película iberoamericana en una gala de Premios Platino dominada por la reivindicación política y social.


Publicidad

La cinta, que narra en clave cómica el regreso de un consagrado escritor al pueblo natal de la Argentina rural de la que huyó años atrás, también se llevó los galardones al mejor guion, de Andrés Duprat, y al mejor actor, por el trabajo de Óscar Martínez.

(Me siento) muy contento de que nuestra película haya traspasado fronteras“, dijo el hermano del guionista, Gastón Duprat, quien dirigió la cinta con Mariano Cohn.

El premio a la mejor actriz fue para la brasileña Sonia Braga por su trabajo en “Aquarius” de Kleber Mendonça Filho, en la que da vida a una viuda jubilada que se aferra al apartamento donde guarda los recuerdos más importantes de su vida.

Braga, cuya trayectoria fue honrada en 2014 durante la primera edición de los Premios Platino, le dedicó el nuevo reconocimiento al equipo de “Aquarius” por hacer una cinta que “está representando a nuestro pueblo brasileño por todo el mundo” y que le permitió, según dijo, trabajar en un filme en portugués después de 20 años sin haber tenido la oportunidad.

Este año, el Premio Platino de honor del cine iberoamericano fue para el actor, realizador y activista estadounidense de origen mexicano Edward James Olmos por su labor como estandarte de la cultura y el cine latino en el corazón de Hollywood.

Nunca dejé que el hecho de ser latino, chicano, mexicano, en un ambiente que se puede considerar hostil como Hollywood fuera un obstáculo” dijo Olmos. Prometiendo luchar contra el prejuicio, agregó que a los latinos “se nos tiene miedo, porque somos muchos y vamos a ser muchos más.”

Esta noche es para todos nosotros porque estamos celebrando lo mejor de lo mejor, la creatividad, los sueños y las almas de nuestros autores y nuestra industria”, expresó ante un auditorio que lo ovacionó de pie.

“Un monstruo viene a verme”, del español Juan Antonio Bayona, arrasó con los premios técnicos al llevarse las estatuillas al mejor montaje, sonido, dirección de arte y dirección de fotografía, cuatro de los siete honores a los que aspiraba.

Bayona se quedó sin el galardón a la mejor dirección, que fue para su veterano compatriota Pedro Almodóvar por “Julieta”, la dura historia de una madre que se enfrenta al abandono de su hija.

Almodóvar, que dijo que la “desaparición muda debe ser la experiencia más dolorosa para todas las personas”, le dedicó el premio a las cientos de miles de familias que no han encontrado a los desaparecidos de la Guerra Civil española (1936-1939).

Espero que no hagan caso cuando les digan que buscar y abrir las fosas es abrir heridas, es cerrar heridas, y terminar de una vez para siempre con nuestra maldita guerra civil”, dijo el director.

La reivindicación fue la tónica de la gala y se dejó sentir desde el principio, cuando la crisis política de Venezuela irrumpió al alzarse la película “Desde allá” con el premio a la mejor ópera prima de ficción.

Ojalá nos podamos seguir uniendo para apoyar a Venezuela en este momento tan difícil que estamos viviendo“, dijo el director de la cinta, Lorenzo Vigas, al recibir la estatuilla.

“Desde allá”, una coproducción venezolana-mexicana, narra la historia de un hombre solitario que busca la compañía de chicos jóvenes de la calle hasta que desarrolla una relación especial con uno de ellos.

Vigas no fue el único que recordó la crisis que atraviesa Venezuela. Al presentar uno de los premios, la actriz Prakriti Maduro desplegó una bandera venezolana al revés en el escenario y dijo que quería aprovechar la ocasión para “decirle al mundo queremos a Venezuela libre”.

El gesto de la bandera bocabajo se había visto también en la alfombra roja de la mano de la actriz Malena González y el actor y director Miguel Ferrari, quien dijo que se trataba un “acto de rebeldía para llamar la atención sobre el terrible momento que vive Venezuela”.

También hubo referencias a la salida del Reino Unido de la Unión Europea y a la política migratoria del presidente estadounidense Donald Trump cuando Hernán Zin, director del documental “2016: Nacido en Siria” recogió el Platino en este categoría.

Gracias por dar voz a la gente que lo tiene que dejar todo por las bombas por el terrorismo, de acogerlos, de darles una vida mejor, porque es su derecho”, señaló el argentino afincado en España, que animó a “dedicarnos en estos tiempos de Brexit y de Trump, no a los que tienden muros, sino a la gente que tiende puentes”.

La actriz uruguaya Natalia Oreiro y el humorista español Carlos Latre, que incitó aplausos con las imitaciones de acentos y personajes de la región iberoamericana, estuvieron a cargo de la conducción de la gala, que arrancó con el torbellino musical de Gente de Zona.

El dúo cubano de reggaetón también acompañó a Los del Río al final del evento con una versión fresca de “Macarena”. La gala también contó con números musicales de Miguel Bosé y la propia Oreiro.

Este año, por primera vez, los Platino le abrieron la puerta a las producciones para la pantalla chica. La teleserie cubano-española “Cuatro estaciones en La Habana” se impuso en la nueva categoría de ficción televisiva.

La próxima edición de los Premios Platino se celebrará en la Riviera Maya mexicana en abril de 2018.

(F).