Ecuador. domingo 22 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Filme argentino abre en San Sebastián el debate de la adopción

Film "Una especie de familia", foto otroscines.com

San Sebastián (España), (EFE).- El argentino Diego Lerman presentó hoy en San Sebastián “Una especie de familia”, una propuesta que pretende “interpelar al espectador” sobre su postura ante las complicaciones legales que, en su país, existen para la adopción de niños, máxime cuando el aborto allí está prohibido.


Publicidad

“La película tiene muchos focos, no hay respuestas fáciles ni reduccionistas, porque si así fuera podríamos quedarnos al margen, pero lo que yo intento contar es mucho mas complicado”, explicó hoy en una rueda de prensa el director, que compite con esta cinta en la sección oficial por la Concha de Oro.

Protagonizada por una soberbia Bárbara Lennie, a la que acompañan los actores argentinos Yanina Ávila (Marcela), Claudio Tolcachir (Mariano, el marido) y Daniel Araóz (Doctor Costas), “Una especie de familia” sigue los primeros días de vida de un bebé nacido en un entorno de pobreza extrema a quien su madre da voluntariamente en adopción.

Lerman puntualiza que la película “más que a la subrogación de vientre habla de la ausencia de legalidad alrededor de la adopción; padres que no pueden adoptar y niños que se quedan en un centro de acogida, sin olvidar que en Argentina el aborto es ilegal”.

“Me interesaba la construcción moral de la sociedad en este tema, con todas las ambivalencias que esto genera”, precisó.

“Este es uno de los personajes más complicados que he hecho”, señaló hoy Lennie, madrileña de padres argentinos, pese a lo cual, esta fue la primera vez que rodaba allí.

“Esta mujer -explicó- hace un viaje muy complejo que, como actriz, me demandaba un montón de cosas. Y como mujer -conceptos que no disocia, como puntualizó- me hizo cuestionarme mis propios deseos de maternidad. En realidad, todas las películas te llevan a algún sitio personal, pero eso me lo quedo para mí”.

Tanto Lennie como Daniel Aráoz, que interpreta al Doctor Costas, el “intermediario”, se “acercaron a la realidad que Diego veía, a las contradicciones, sin construir sobre la moralidad. No está señalado el bien o el mal, solo hay un intento poético de mostrar lo que pasa”, precisó Aráoz.

En ese sentido, Lennie añadió que Malena, su personaje, “está en un momento complicado de su vida, en una huida hacia adelante hasta que ya no puede más”.

“Ella sale de Buenos Aires sin pensarlo mucho, en realidad no piensa con frialdad en toda la película, actúa un poco torpemente. Lo que parecía un encuentro de amor deseado se complica, todo sale mal, pero lo hace por amor”, aclaró.

Lennie dijo que tuvo trabajo extra para entender “la energía de esta mujer que es un poco difusa; lo que Diego llama la ‘no forma’, que hace que ella, antes de llegar a una conclusión, aunque sea una acción, cambie”.

Hay, en “Una especie de familia”, una denuncia social aunque Lerman dice que las clases sociales “se hermanan en la diferencia”; le ve algo de tragedia griega y es desgarrada, triste y demoledora en su mensaje de desigualdad y desamparo.

Esta es la tercera vez que el productor y director argentino, compite en San Sebastián; las dos anteriores lo hizo en Horizontes Latinos, con “Refugiado” (2014) y “La mirada invisible” (2010).

Por su parte, Lennie mantiene una relación estrecha con el Festival de San Sebastián; de hecho, su primera nominación al Goya la obtuvo por “Obaba”, una película de Montxo Armendáriz que inauguró el certamen en 2005 y años más tarde, en 2014, “Magical Girl”, filme que protagonizaba, fue Concha de Oro y ella ganó su primer y único Goya. EFE

aga/mcm/agf (F)