Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Roma exhibe un siglo de grandes fotografías captadas con cámara Leica

Roma exhibe desde hoy una selección de fotografías captadas con cámara Leica en el último siglo, entre las que se incluyen obras de grandes maestros como Robert Capa, Henri Cartier Bresson, William Klein o el italiano Gianni Berengo Gardin.


Publicidad

Este último, aclamado fotógrafo de la posguerra, acaba de recibir el premio Salón de la Fama de Leica, por su contribución a la historia de la fotografía y, especialmente, de esta cámara, con la que capturó en blanco y negro su particular visión de Italia y sus gentes.

“Para mí la Leica no es una cámara, sino la cámara”, subrayó Berengo Gardin en un vídeo, ya que no acudió a la presentación de la muestra en la capital italiana.

La directora artística de las Galerías Leica, Karin Rehen-Kaufmann, destacó en esa presentación de la exposición en Roma la “efectividad” de Berengo Gardin en “contar comedia y tragedia en una sola imagen”.

“En las muchas décadas de su trabajo, fotografió todas las facetas de Italia, con una fotografía que se destaca por su precisión y crítica social desde la perspectiva del fotógrafo”, encomió.

Titulada “Los grandes maestros – 100 años de fotografía Leica”, la muestra, que incluye también material documental como carteles o primeras ediciones de libros, se podrá ver hasta el 18 febrero en el museo del monumento a Vittorio Emanuele II de la capital italiana.

La exhibición incluye ejemplos desde la década de 1920 hasta hoy y está compuesta por 350 instantáneas de artistas como Bruce Davidson, Joel Meyerowitz, Elliott Erwitt o Fred Herzog.

En ella se pueden ver algunas históricas y que dieron la vuelta al mundo, como la tomada el 8 de junio de 1972 en la Guerra de Vietnam por el fotógrafo Nick Ut, de la agencia de noticias estadounidense Associated Press.

Aquella fotografía, que se convirtió en imagen símbolo de la guerra de Vietnam, mostraba a la niña Phan Thi Kim Phúc quemada por el napalm, corriendo desnuda por una carretera.

También se incluye la que ilustra el beso entre un marinero y una enfermera en Times Square (Nueva York) en 1945, firmada por el alemán Alfred Eisenstaedt y que simbolizó el fin de la II Guerra Mundial.

O la famosa instantánea extraída en 1960 del objetivo del cubano Alberto Díaz (Korda) “Guerrillero Heroico”, en la que aparece el Che Guevara, con 32 años, con boina negra y mirando a lo lejos, durante el entierro de las víctimas del atentado del barco francés “Le Coubre” en La Habana.

Dividida en doce secciones, la exposición dedica un significativo papel al fotoperiodismo, con imágenes que reflejan y recorren “la historia de la política, la sociedad o la moda”, y que son “prueba tangible de un cambio de época”, destacó el comisario de la exposición, el alemán Hans-Michael Koetzle.

La invención y la comercialización de la Leica, prosiguió, supuso una “revolución” para la fotografía, porque era una cámara “barata, ligera, rápida y pequeña” que cambió el modo de retratar la realidad, democratizando su acceso.

“Fue la primera en usarse para fotografiar la vida cotidiana y trajo consigo el moderno concepto del reportaje”, apuntó sobre la que es la primera cámara equipada con película de 35 milímetros.

Construida en 1914 por el ingeniero alemán Oskar Barnack, la Gran Guerra pospuso su lanzamiento hasta 1925, cuando saltó al mercado con un lema opuesto a la práctica imperante en la época: “Negativos pequeños, imágenes grandes”.

Presentada en la feria de primavera de Leipzig (Alemania), los críticos la definieron como “una joya”, pese a que su precio de 300 marcos alemanes doblaba el salario medio de la época.

Un éxito que no ha perdido, prueba de ello son las numerosas anécdotas que rodean a esta cámara fotográfica, como la que cuenta que Henri Cartier-Bresson enterró su Leica antes de ser capturado por los nazis durante la II Guerra Mundial a fin de recuperarla más tarde.

Es precisamente también con esta cámara con la que se ha visto en varias ocasiones a la Reina Isabel II de Inglaterra, quien incluso apareció inmortalizada con una de ellas en uno de los sellos que conmemoró su 60 cumpleaños.

La Leica también ha traspasado la pantalla cinematográfica en los últimos años y con ella en sus manos han sido filmados desde Scarlett Johansson y Penélope Cruz en “Vicky Cristina Barcelona”, a Julia Roberts en “Closer”, Jennifer Connelly en “Diamantes de sangre” (“Diamonds”) o Brad Pitt en “Juego de espías” (“Spy Game”). EFE