Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Llegó Alex Aguinaga y dio a conocer su situación

Arribó a la ciudad de Guayaquil Alex Darío pasada las 14h00, y aproximadamente a las 14h55 conversó con la prensa y dio sus primeras impresiones acerca de su continuidad en Barcelona. El “Güero” no confirmó aún de manera tajante que sea el entrenador de Barcelona, pero de acuerdo a sus expresiones y detalles que dio a conocer, se da por un hecho su continuidad en el equipo.


Publicidad

“Hoy vamos a platicar con Antonio (Noboa) el tema de los proyectos, estamos de acuerdo en todo lo que se debe hacer, pero tenemos que trabajar a largo plazo”, fueron las primeras palabras del entrenador ecuatoriano a su llegada.

En cuanto a sus colaboradores, Aguinaga informó que esta vez solo lo acompañaría en el equipo su preparador físico Roberto Basagastegui, no así el asistente René Isidoro García ni Miguel Ángel “Zurdo” López. “Estamos conversando a ver si existe la posibilidad que nos acompañe Gerardo Esquivel en el equipo de trabajo”, agregó Aguinaga.

En cuanto a su extensión de contrato con Barcelona, Aguinaga fue muy claro en señalar que su empresario, Luis Aguerre, tenía previsto reunirse hoy en la mañana en Miami, Estados Unidos, con Luis Noboa para acordar términos. “Simplemente esperemos que las cosas vayan por buen camino, el tema económico lo habla Luis (Noboa) con mi empresario, ni siquiera se los puntos que trataron. Solo espero que Luis (Aguerre) llegue hoy en la noche a Guayaquil y platicaremos tranquilos sin prisa”.

Y en referencia a la planificación del equipo de fútbol, Aguinaga dijo que exigiría nada en especial, “vamos a dialogar, veremos cuales los deseos y la posibilidades de la dirigencia. Tengo que hablar con “Toño” para conversar que es lo que necesita el equipo para que la Segunda Etapa pueda ser buena”, acotó el “Güero”.

Si todo marcha como lo espera la dirigencia de los amarillos y el mismo Aguinaga, mañana en la mañana el ex astro del Necaxa estará dirigiendo la práctica a primera hora de la mañana.

La gran estrella de la jornada 18º del Torneo Clausura fue Martín Palermo, protagonista de una fiesta plagada de emoción, donde el 9 más importante de la historia de Boca se despidió de su gente y de su prestigiosa Bombonera. 

La multitud se quedó sin voz de tanto ovacionarlo, luego el Titán se abrazó con sus padres y quebró en llanto en reiteradas oportunidades. Además se llevó un arco de regalo y aseguró que estará en La Plata, en lo que será su último juego con la pilcha de Boca.

El delantero Xeneize acumula a lo largo de su carrera 623 juegos y 306 gritos. En sus inicios en Estudiantes, desde 1991 hasta 1997, logró 36 goles en 99 pleitos. Luego llegó su primera etapa en Boca (97 al 2000), donde aportó 99 en 124 epsiodios.

Luego emigró al Viejo Continente, para vestir la camiseta de Villareal (21 en 81), Betis (1 en 11) y Alavés (3 en 14), toda en España desde el 2000 hasta el 2004.

Ahí Boca lo repatrió, para que el Titán anote 145 festejos en 279 citas.

El encuentro ante Banfield fue apenas una excusa, un 1 a 1 sin gol del Loco, lo que hubiera sido la frutilla del postre. Martín acumula 131 gritos en su casa (2 fueron con Estudiantes), los restantes los cosechó en 194 juegos.

El Titán llegará a los 500 juegos, ya que acumula 407 en torneos locales (90 en el Pincha y 317 en el Xeneize) y 92 internacionales (86 en Boca).

Momentos únicos y Goles inéditos del 9 de Boca:

 

El 24 de abril de 1999 convirtió un gol de penal con ambos pies frente a Platense en la victoria por 2-0 en el Torneo Clausura. En el momento de ejecutar el penal, se resbaló y provocó que la pelota le pegara en ambos pies y entrara en el arco. Posteriormente, la FIFA consideró que el gol era legítimo.

El 4 de julio de 1999 en el partido entre la Selección Argentina y la de Colombia por la Copa América Palermo falló tres tiros de penal en el tiempo regular de juego, que constituyó un Récord Guinness.

El 13 de noviembre de 1999, en un partido contra Colón de Santa Fe, se lesionó los ligamentos cruzados de la rodilla derecha. En ese mismo partido, ya lesionado, marcó su gol Nº 100 en Primera División. Estuvo 7 meses inactivo volviendo a jugar contra River, en el partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa Libertadores 2000; el cual el entonces técnico de River Plate, Américo Gallego había declarado que “Si Bianchi pone a Palermo, yo pongo a (Enzo)Francescoli”, el 24 de Mayo de 2000 en La Bombonera. En dicho encuentro marcó el tercer gol de su equipo en tiempo de descuento que sirvió para que Boca elimine a su clásico rival y clasifique a semifinales de la Copa.

El 29 de diciembre de 2001 sufrió una doble fractura de tibia y peroné. Fue en el partido entre Villarreal y Levante, luego de convertir un gol fue a festejarlo con un grupo de aficionados y, por la presión de los mismos, se cayó un muro sobre su pierna derecha.

En febrero de 2007 le convirtió un gol desde 61 metros a Independiente. El partido terminó 3-1 a favor de Boca.

El 2 de mayo de 2007 le convirtió un gol a Vélez en la victoria por 3-0 en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, superando a Guillermo Barros Schelotto, con 25 goles, como máximo goleador de Boca Juniors en torneos internacionales. Actualmente lleva marcado 43 goles.

El 18 de marzo de 2007 contra Gimnasia y Esgrima de La Plata, Martín convirtió por primera vez en su carrera 4 goles en un mismo partido. El partido se disputó en La Bombonera terminando 5-1 a favor del local. En esa semana ya le había convertido 3 goles a su ex club Estudiantes, totalizando 7 goles en 7 días, récord en el futbol argentino.

El 26 de enero de 2008, en un partido amistoso frente a River por el Torneo Pentagonal de Verano, marcó el segundo gol de su equipo colgado del travesaño, que no fue sancionado por el árbitro Héctor Baldassi. Ese partido su equipo terminó ganando por 2-0.

El 24 de agosto de 2008 contra Lanús, Palermo sufre otra vez la rotura de ligamentos cruzados de la pierna derecha (la misma que en 1999), lesión que lo dejó inactivo por 6 meses.

El 1 de marzo de 2009 se convirtió en el máximo goleador de Boca en el profesionalismo con 195 goles, al marcarle un gol a Huracán con el que pasó a Francisco Varallo, que tiene 194 tantos.

El 4 de octubre de 2009 se convirtió en el décimo futbolista en llegar a marcar 200 goles en la era profesional de la Primera División de Argentina. El tanto con el que llegó a dicha cifra se lo hizo a Vélez, por el Torneo Apertura, de cabeza desde 38.9 metros, logrando así el récord del gol de cabeza de mayor distancia.

El 2 de marzo de 2010, se convirtió en uno de los dos máximos goleadores de la historia de Boca tras convertirle un gol a Vélez, que terminó 4 a 4, igualando el récord de Roberto Cherro con 218 goles.

El 12 de abril de 2010, Martín Palermo se consagró como el máximo goleador de la historia de Boca tras conquistar dos goles frente a Arsenal de Sarandí, superando el récord de Roberto Cherro al totalizar 220 goles, en un partido en el que Boca se impuso por 4-0. El primer tanto, el número 219, fue convertido a los diez minutos del primer tiempo tras una asistencia de Juan Román Riquelme.

El 10 de mayo de 2010, fue declarado ciudadano ilustre de la ciudad de La Plata, en un acto que encabezó el intendente Pablo Bruera y que significó el correlato de un proyecto de ordenanza aprobado por el Concejo Deliberante.

El 10 de octubre de 2009, fue convocado a la Selección Argentina para disputar un partido clave por la clasificación al Mundial 2010 frente a Perú. Si bien empezó en el banco de suplentes, el técnico del seleccionado argentino lo ingresó al terreno de juego en el segundo tiempo. Con el partido empatado en uno, bajo una intensa lluvia y fuertes ráfagas de viento, Martín Palermo marcó el agónico gol de la victoria en la última jugada desatando una gran euforia en los espectadores, jugadores y en el cuerpo técnico, en especial en el técnico Diego Armando Maradona quien festejó el gol de una manera particular. Al final del partido, Maradona dijo: “Fue un milagro más de San Palermo”. También, el jugador argentino declaró que le había pedido al delantero que “resuelva esta historia”.

Gimnasia y Esgrima de La Plata es el equipo al que más goles le convertió en su carrera: 15 goles (todos con Boca). Seguido por River, equipo al que metió 12 goles en su carrera (todos con Boca).

Posee el récord de más goles en un torneo corto de la Primera División de Argentina (20 goles en el Torneo Apertura 1998).

Martín Palermo es el goleador histórico de La Bombonera (129 goles).

El 19 de mayo de 2010 fue convocado por Diego Maradona, ex-director técnico de la Selección de fútbol de Argentina, para disputar la Copa Mundial de Sudáfrica. Durante la misma, el 22 de junio, Martín convirtió el segundo gol ante Grecia y de esta manera, con 36 años, se transformó en el debutante mundialista más veterano en marcar para el seleccionado argentino en Copas del Mundo.

El lunes 13 de diciembre del 2010 marca frente a Gimnasia y Esgrima de La Plata el gol número 300 de su carrera.

El día domingo 24 de abril del año 2011, Martín Palermo cortó ante Huracán la peor “sequía” de goles jamás vivida en Boca, marcando el tercer y último tanto de la goleada del conjunto Xeneize ante el Globo a los 82:22 minutos del encuentro. La racha negativa en cuestión duró exactamente 951 minutos.

El día domingo 15 de mayo del año 2011, el Titán disputó en La Bombonera su último superclásico, marcando un gol para darle el triunfo a los Xeneizes por 2 a 0 (El primero lo había hecho Juan Pablo Carrizo en contra). Al igual que en su primer derby, el loco hizo el gol de cabeza y al mismo palo.

El día 5 de junio del año 2011, Martín convirtió ante Quilmes Atlético Club su gol número 227 desde una distancia de treinta metros. Igualó, de esta manera, a José Sanfilippo y se ubicó quinto entre los máximos goleadores de toda la historia de la Primera División del Fútbol Argentino.

En el último partido de su carrera en La Bombonera (12 de junio de 2011) le regalaron el arco que da hacia la tribuna local y a la Ciudad Deportiva de Boca de dicho estadio con una placa alusiva a modo de homenaje, siendo el único jugador de la historia del club en recibir este tipo de elogio.

 

¿Qué más le falta a Martín?.. ya tiene una estatua, están haciendo una película. Un crack.