Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El fichaje de Cesc, a punto

Cesc Fábregas está muy cerca de convertirse en el primer fichaje del Barça para la nueva temporada. El Arsenal ha asumido que deberá aceptar la próxima oferta que le presente el club blaugrana en las oficinas del Emirates ante la actitud decidida del futbolista. Cesc ha elegido al Barça y no dará marcha atrás. El traspaso es la única salida para todas las partes.


Publicidad

Los dirigentes ingleses se han empezado a resignar a la venta y, incluso, lo aceptan públicamente. Un portavoz autorizado, citado por la cadena BBC Sport, explicó que el Barça había transmitido “una oferta por escrito a nuestro director ejecutivo (Ivan Gazidis) que hemos rechazado”. Por tanto, el Arsenal había desestimado la oferta de 30 millones de euros presentada por el vicepresidente deportivo, Josep Maria Bartomeu, pero la clave de la operación llegaba en la siguiente afirmación. Preguntado por las expectativas de recibir esta semana una propuesta superior procedente del Camp Nou, la misma fuente señaló que “probablemente sí, y si es suficiente, suponemos que vamos a vender”.

Este aumento sería de unos cinco millones de euros. En Inglaterra se aseguraba a última hora de la noche que el acuerdo se cerraría por 35 millones de euros, más otros cuatro en variables. Por tanto, el Arsenal podría anunciar la venta por 39 millones, en el mejor de los casos y que se cumplan todos los objetivos. Sandro Rosell también cumpliría con su palabra de rebajar los 40 millones de euros con que tasó al futbolista la pasada campaña y obtener a uno de los mejores jugadores del mundo por un precio muy razonable.

Las discrepancias entre las dos partes no son ni mucho menos abismales. Las circunstancias empujan a un acuerdo próximo. Las diferencias económicas en una traspaso de esta dimensión son poco sustanciales y el jugador ha adoptado una postura que acabará por llevarle al Barça.

Cesc ya ha comunicado al Arsenal que el próximo lunes, 4 de julio, no tiene previsto incorporarse a los entrenamientos bajo las órdenes de Arsène Wenger. El francés le prometió que podría fichar por el Barça y Fàbregas confía en que sea fiel a su palabra. El jugador tiene la esperanza de que durante esta semana se solucionen los flecos y no tenga que llegar a una situación desagradable como sería la de no presentarse a los entrenamientos. Su representante, Darren Dein, prefiere evitar esta situación. El manager inglés tiene muchos intereses relacionados con el club que presidió su padre y no quiere que Cesc rompa la baraja de forma drástica. Sin embargo, el de Arenys está decidido a tomar todas las medidas que estén en su mano para forzar su salida con destino al Camp Nou.

De momento, el jugador está descansando en Catalunya y sigue a la espera de que Barça y Arsenal lleguen a un acuerdo. Su próxima aparición pública será el miércoles con motivo de la visita que efectuará a su campus en Tordera. Si la negociación no avanza en las próximas horas, Cesc podría tomar la palabra y endurecer su discurso. Su estrategia pasa por no hacer más ruido y actuar con discreción, pero si debe actuar, lo hará. Llegadas a estas alturas no caben medias tintas y Fàbregas tiene asumido que le será imposible quedar bien con todas las partes. Su sueño está en juego y se implicará al máximo.

La agenda del jugador está muy condicionada por la manera cómo evolucionen los contactos entre todas las partes. La próxima semana debería estar en Suiza con motivo de la novedosa edición del campus en tierras helvéticas, pero solo podrá estar con los niños si el fichaje es una realidad. De lo contrario, la próxima semana seguirá su pulso o deberá volver a la disciplina `gunner¿. El peor de los escenarios todavía no se contempla y Cesc confía en que, de una vez por todas, el Arsenal le devuelva con su traspaso los ocho años de entrega a una camiseta.

Fuente: SPORT