Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La rivalidad entre Lochte y Phelps propicia un nuevo récord del mundo

La rivalidad entre los estadounidenses Ryan Lochte y Michael Phelps en los 200 estilos propició que se batiera hoy, en los Mundiales de Shanghái, el primer récord del mundo en piscina larga desde que en 2010 se prohibieron los bañadores fabricados con derivados del plástico.


Publicidad

Lochte hizo 1:54.00 y Phelps 1:54.16, y el tercero, el húngaro Laszlo Cesh, 1:57.69.

El anterior récord del mundo estaba en poder del hoy medallista de oro desde los Mundiales de Roma en 2009, cuando se competía con los bañadores “mágicos”, en 1:54.10.

El último récord del mundo databa del 18 de diciembre de 2009, conseguido por César Cielo en los 50 metros libre en Sao Paulo con 20.91.

Los bañadores fabricados con derivados del plástico marcaron 2008 y 2009 e hicieron que los récords cayeran uno detrás de otro, sobre todo en los Mundiales de Roma 2009, donde se rebajaron casi todos los que hoy figuran en las tablas de la Federación Internacional de Natación.

Los Mundiales de Shanghái se han presentado como un duelo entre los dos estadounidenses. En este sentido, Lochte está ganando claramente la partida a su compatriota, al que se ha impuesto en los dos únicos cruces directos que tenían previsto disputar en China.

Lochte tuvo mejor reacción en la salida, 0.65 por 0.69, pero en el primer 50, tras la mariposa, estaba segundo, con un parcial de 24.83 por 24.89. Algo lógico porque Phelps es un mariposista.

En el paso del 100 ya había impuesto su espalda, con 28.59 por 28.84, y en la braza también fue más rápido que Phelps, 33.03 por 33.13. El medallista de plata remontó en el último 50, el libre, y paró el crono en ese largo en 27.36 por 27.49. Fue insuficiente.

Phelps, el único atleta capaz de ganar ocho medallas de oro en unos juegos olímpicos, en Pekín 2008, se vio superado el pasado martes por su compañero en los 200 metros libre, y hoy en los 200 estilos.

El súper campeón olímpico tiene, de momento, en Shanghái 2011 más medallas que Lochte: oro en los 200 mariposa, plata en los 200 libre, plata en los 200 estilos y bronce en el relevo 4×100 libre.

El nadador de la Universidad del Estado de Florida posee dos oros en los 200 estilos y en los 200 libre; y el bronce compartido con el de Baltimore en el relevo corto.

Además, Lochte hoy apuntó a otra de oro al hacer el mejor tiempo en las semifinales de los 200 espalda en la que parece imbatible y en la que es medallista de oro en los Juegos Olímpicos de 2008.

Esta prueba de espalda se presenta mañana como un duelo muy bonito entre el estadounidense y el japonés Ryosuke Irie, del que el propio Lochte dijo en una rueda de prensa al comienzo de los mundiales que tenía el estilo más perfecto que haya visto nunca.

Ryosuke hizo el segundo mejor registro en su semifinal para secundar al que mañana volverá a ser su rival. El nipón logró 1:55.96 por 1:55.65 del americano.