Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Pepe cree que Cristiano y Mourinho provocan “envidias y frustraciones”

El central luso-brasileño Képler Laveran Lima Ferreira, “Pepe”, opinó que el Real Madrid por su grandeza y los portugueses Cristiano Ronaldo y José Mourinho, por ser “los mejores”, provocan “envidias y frustraciones” en muchos sectores.


Publicidad

“Estamos en el mejor club del mundo. Después Cristiano, como jugador, y Mourinho, como entrenador, son los mejores. Todo eso provoca envidias y frustraciones en muchos sectores”, aseveró Pepe, en una entrevista publicada hoy en la edición digital del diario luso “Público”.

El central, de 28 años, aseguró que el Real Madrid es “hoy en día” el equipo con “más posibilidades” de enfrentarse cara a cara al Barcelona y garantizó que sus rivales de Cataluña no son invencibles.

En la última Supercopa española -ganada por los catalanes- fuimos “bastante superiores”, agregó Pepe, quien consideró más determinante la calidad del colectivo del Barca que el propio talento del argentino Leonel Messi.

“Creo que lo que acaba por pesar más es el colectivo del Barca. Por alguna razón, Messi no consigue probar lo que vale cuando juega por la selección de Argentina”, anotó.

En su cuarta temporada en el Real Madrid -al que llegó procedente del Oporto a cambio de 30 millones de euros-, el defensa de origen brasileño reivindicó su rendimiento y comentó que “ya no se habla” de la famosa maldición de los centrales del club blanco.

“Creo que contribuí para eso”, apuntó el tres del Real Madrid, cuyo mayor lunar en la Liga española fue la agresión al medio del Getafe Casquero, en abril de 2009.

“Hasta hoy no consigo entender (el porqué de la agresión). En el campo, Casquero me llamó aquellas cosas que oímos muchas veces y que no nos gustan, sobre todo acerca de los familiares. En cierta altura exploté y ocurrió eso”, rememoró.

El internacional luso se lamentó de que su imagen saliese perjudicada desde entonces y defendió su estilo de juego.

“Hoy en día, soy un jugador que comete una o dos faltas por partido. Y casi siempre faltas muy normales. Aun así, los árbitros me amenazan con tarjetas amarillas. Es lamentable, pero tengo que saber convivir con eso”, argumentó.

Sobre el polémico abandono de la selección de Portugal de su colega de equipo Ricardo Carvalho -quien se enfadó al ver que iba a ser suplente del propio Pepe-, el central garantizó que no existe ningún problema entre los dos y deseó que Carvalho regrese al combinado nacional.