Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Eliminatorias: Farías asegura que Venezuela ya no es la cenicienta

El técnico de la selección venezolana de fútbol, César Farías, abandonó el hermetismo y el alejamiento de la prensa para remarcar que Venezuela “ya no es la cenicienta” de América y que este viernes saldrá por el triunfo ante Ecuador en Quito.


Publicidad

En rueda de prensa, la única desde que llegó a la capital ecuatoriana el pasado lunes, Farías señaló que el hermetismo que ha tenido en estos días se debe a que necesitaba “privacidad para el trabajo”.

Farías mencionó que para el partido de este viernes aplicará un esquema 4-4-2, lo que supone un planteamiento que toma precauciones defensivas, pero que permite ir al ataque en el momento de la recuperación del balón.

Farías, según dejó entrever, formará con Renny Vega, José Manuel Rey, Franklin Lucena, José Luis Granado, José Manuel Velásquez, Francisco Flores, Giácomo Di Giorgi, Luis Manuel Seijas, Jesús ‘el Chiqui’ Meza, Giancarlo Maldonado y Fernando Aristeguieta.

“Tenemos muchísimos años aguantando el que nos llamaran la cenicienta”, por considerarse a la venezolana como una selección débil, recordó Farías, pero subrayó que la situación ha cambiado y que “hoy tienen que jugar con nosotros de tú a tú”.

“No venimos a regalar los puntos” dijo, y apuntó que mañana en el estadio Atahualpa de Quito se jugarán “noventa minutos de intensidad”, porque los ecuatorianos también intentarán tomarse la revancha del 0-1 que la Vinotinto les encajó como visitante en las eliminatorias mundialistas pasadas.

Farías afirmó que la misión del equipo es “dejar todo” en el césped y tratar de aprovechar los eventuales errores que cometa Ecuador.

El estratega reiteró que Venezuela busca, como su principal objetivo, clasificarse por primera vez en su historia a un Mundial, el de Brasil 2014, y dijo que por ello se prepara con rigor, sin dejar nada al azar.

La altitud de Quito (2.850 metros) “no es un mito”, pero se puede afrontar con una preparación adecuada, añadió Farías, que antes de llegar a la capital ecuatoriana había llevado a su equipo a localidades andinas de su país como Mucuchíes, Apartaderos, Mucurubá y Mérida, todas próximas a los 3.000 metros.

Cámaras hiperbáricas, el suministro de vitaminas y un acondicionamiento físico adecuado han sido herramientas que el equipo técnico de Farías ha usado para dejar listo a la Vinotinto para enfrentar a Ecuador.

Farías comentó que la preparación del equipo ha debido adecuarse para afrontar dos encuentros, el de mañana frente a Ecuador y el del próximo martes contra Argentina, que tiene en sus filas “al mejor jugador del mundo”, Lionel Messi.

Han sido 99 días de preparación desde que Venezuela alcanzó una hazaña al quedar entre los cuatro primeros de la Copa América, recordó Farías, quien precisó que en ese tiempo ha disputado 31 partidos amistosos, muchos más que sus rivales.

Ecuador, entre tanto, es consciente de las fortalezas de Venezuela, pero apuesta por la victoria.

El capitán de la selección ecuatoriana, Walter Ayoví, aseguró que su equipo está consciente de que se enfrentará a una gran selección como la de Venezuela este viernes en Quito, pero remarcó que Ecuador “siempre juega para ganar”.

“Sabemos que vamos a enfrentar a una gran selección” que, incluso, se ha preparado en la altura para intentar sorprender en su visita a Quito, señaló.

Ayoví, que juega en el mexicano Monterrey, destacó la experiencia de su selección, que ya fue a los mundiales de Corea y Japón 2002 y Alemania 2006, un legado que “nadie nos lo regaló, lo ganamos con los valores que tenemos en la cancha y hay que seguirlos afianzando”.

No obstante, a los ecuatorianos les queda aún fresco el recuerdo de la última eliminatoria al Mundial de Sudáfrica 2010, cuando la escuadra vinotinto, también en la primera jornada de las eliminatorias, venció 0-1 a Ecuador en el fortín quiteño.

Venezuela “ha levantado su nivel futbolístico, están con más agresividad, pero nosotros vamos a hacer nuestro trabajo, conseguir esos tres puntos para iniciar con pie derecho”, agregó el defensa Geovanny Caicedo.

Para él, los ecuatorianos deben estar al máximo de sus capacidades para el partido del viernes, pero precisó que no sólo los jugadores, sino la afición en todo el país.

“Tenemos que estar preparados para hacerlo bien” en la cancha, apuntó Caicedo a periodistas y reiteró que el aliento desde las gradas será fundamental en el cotejo.

El técnico colombiano Reinaldo Rueda echará mano de un grupo que mezcla juventud y experiencia. Rueda urge de un triunfo en los casi 2.800 metros de altitud de Quito para ganar, por fin, la confianza del público, que no ha visto con buenos ojos su llegada, pese a que entrenadores colombianos llevaron al país a sus dos únicos mundiales: 2002 y 2006.