Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Clásico volvió a ser amarillo

La hegemonía volvió a ser de color amarillo justo cuando Emelec podía liderar la historia de los Clásicos en caso de alcanzar una victoria. Apartados de los puntos y ubicaciones, Barcelona y Emelec protagonizaron un emocionante encuentro que finalizó con el marcador 2×0 a favor de Barcelona.


Publicidad

Cinco años y trece días debieron transcurrir para que la afición de Barcelona volviera a celebrar una victoria en el estadio Monumental. El equipo de Luis Zubeldía, quien dirigió desde una suite, se alzó con la victoria habiendo marcado un gol en cada tiempo.

Los noventa minutos del partido marcaron la pauta de un Barcelona bien planteado, estratégico, por momentos excesivamente cauteloso y entregando el manejo de las acciones a Emelec, pero en el balance final, un planteamiento que funcionó, que nunca lo dejó al descubierto ni en exceso de aprietos.

Iván Borghello no anotó pero jugó un buen partido, mantuvo a tope a la defensa azul.

Los minutos iniciales fueron una muestra de lo que Barcelona pretendía hacer en caso de no encontrarse con el marcador a su favor. Tener el esférico, buscar el arco rival, pero con orden, sin regalar los espacios. Entre tanto, Emelec era el equipo que esperaba hasta que a los 13 minutos Matías Oyola probaba por primera vez al guardameta con un tiro libre directo que Zumba enviaba al tiro de esquina.

El gol de apertura llegaba de inmediato, en la segunda acción frontal al arco por parte de Barcelona, aunque con una gran complicidad del hombre que nunca puede fallar. Se jugaba el minuto 14 cuando después del tiro de esquina Miguel Ibarra levantaba un centro largo, el portero Zumba salía en falso y se dejaba anticipar por Vinicio Angulo que entraba limpio a la pelota y de cabeza anotaba el 1×0.

Wilmer Zumba sale mal a cortar un balón y Vinicio Angulo aprovecha para anotar de cabeza el primer gol.

Tras el gol Barcelona parecía caer en uno de los síndromes más comunes del fútbol, anotar y echarse para atrás. Pero al parecer no era cuestión de actitud, era algo puramente planificado. El equipo de Zubeldía se resguardaba en el fondo, esperaba con la solvencia de sus laterales Ibarra y Oyola, luchaba en la mitad con Caicedo y Matías, mientras que a cuenta gotas ponía en escena el talento de Díaz y Matamoros.

En Emelec levantaba el nivel Fernando Gaibor, se convertía en el hombre orquesta, recuperando, corriendo por la banda, trasladando el balón por el centro, pero siempre sin un socio, sin una acompañante. La movilidad de Iza y Mena lucían bien, pero en medida que se agotaban los minutos no pasaban del ímpetu.

A los 21 minutos el mencionado Gaibor tuvo una de las mejores opciones del partido parta igualar. La jugada era iniciada por el mismo juvenil de Emelec, que luego de trasladar el esférico remataba con tremenda fuerza pero ante la atajada oportuna de Banguera.

Barcelona se pronunciaba con un remate de Matías Oyola que pasaba desviado, pero Emelec también seguía cargando y al minuto 33 el grito de gol de los azules se pasmaba cuando en un centro largo al segundo palo, y también una mala salida del portero Banguera, el uruguayo Vigneri remataba de cabeza, aunque en esta ocasión el argentino Borghello salvaba sobre la línea de meta.

Antes de terminar el primer tiempo Barcelona se acordaba de ser el local y en más de una oportunidad, los exigidos por la hinchada, Matamoros y Díaz, aparecían con su esplendor. Al minuto 42 el “Kitu” proyectaba un pase a la derecha que era rematado de primera por parte de Ibarra y atajado en dos tiempos por el meta Zumba.

La defensa de Barcelona anuló por completo a todos los atacantes de Emelec que participaron.

La etapa de complemento fue muy similar a los primeros cuarenta y cinco minutos con un Barcelona que adoptó una posición cautelosa pero muy calculadora, aunque por instantes volvió a pasar momentos en los que no encontraba la pelota, especialmente cuando ingresaron los jugadores David Quiroz y Edison Méndez.

Pero mientras Emelec era quien decidía el trayecto del esférico y las acciones, era poco lo que podía hacer el equipo azul de cara al gol del empate, siendo un remate de Nicolás Vigneri lo más importante y probablemente el único de peligro del “Bombillo” en todo el segundo tiempo. Dicha acción se producía a los 65 minutos cuando en una jugada confusa dentro del área, el uruguayo Vigneri se encontraba con la pelota a escaso metro del arco, daba media vuelta y remataba de primera hacia abajo, aunque encontrándose con el bien ubicado Banguera que volvía a lucirse.

Al final del partido, cuando ya se estaban jugando los minutos de descuento, con casi todos sus actores jugados al ataque, una mala salida de Fernando Gaibor originaba el segundo y terminante gol del partido. Bryan De la Torre recuperaba la pelota en la mitad, proyectaba un pase largo para Damián Díaz originando el contragolpe. El argentino acarreaba la pelota hasta el final, donde hacía un enganche desde la izquierda hasta el centro para definir con un sutil remate al primer poste del portero y marcar el 2×0 definitivo.

Damián Díaz celebra el 2x0 que anotó en los descuentos.

Alineaciones

Barcelona: Máximo Banguera; Miguel Ibarra, Pablo Saucedo (Pavel Caicedo 87’), Iván Hurtado, Roosevelt Oyola; Luis Caicedo, Matías Oyola; Vinicio Angulo (Bryan De la Torre 70’), Damián Díaz, Hólger Matamoros (Dennys Quiñónez 79’); Iván Borghello TA
DT: Luis Zubeldía (Arg)

Emelec: Wilmer Zumba; Gabriel Achilier, Marcelo Fleitas, Eduardo Morante; Fernando Gaibor, Pedro Quiñónez (Edison Méndez 46’), Fernando Giménez (David Quiroz 62’); Ángel Mena; Walter Iza TA, José María Franco (Marcos Caicedo 46’), Nicolás Vigneri
DT: Juan Ramón Carrasco (Arg)