Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Velocidad no es suficiente”; dura prensa sevillana le exige más a Montero

Jefferson Montero sorprendió a propios y extraños en la concentración de Fuenterrabía. Eran los primeros días de trabajo de los verdiblancos, que contaban con muchas caras nuevas en sus filas. Las miradas se centraban por entonces en Matilla, la adquisición más cara, pero fue el ecuatoriano, junto a algunos canteranos como Sergio y Vadillo, el que más llamó la atención. Su endiablada velocidad marcó la diferencia en los primeros entrenamientos de la pretemporada, algo que también llevó a la práctica en los partidos disputados en Francia. Destacó en todos los partidos, aunque el comentario más común entre los asistentes a dicha concentración era que tenía que «saber terminar las jugadas». Seis meses después, el comentario sigue siendo el mismo, de ahí que los halagos a Jefferson Montero se hayan convertido, en gran cantidad de partidos, en críticas. Su velocidad nadie la discute, pero tras disputarse la primera vuelta ha quedado más que claro que no es suficiente.


Publicidad

Tal es así que, en el entrenamiento de ayer, se pudo ver una imagen que, desgraciadamente no es nueva en Heliópolis. Jefferson Montero participó en el partidillo junto al resto de sus compañeros, pero en un momento dado se apartó del grupo. Se marchó junto a David Gómez y Roberto Ríos a una de las porterías y allí comenzó a trabajar en solitario. El segundo entrenador bético le insistió una y otra vez en que debía terminar las jugadas con un centro que pudieran aprovechar sus compañeros. Trabajó tanto por la derecha como por la izquierda, y es que el ecuatoriano suele llegar en los partidos varias veces a la línea de fondo, pero su última decisión, ya sea pase o disparo, no suele ser correcta. Los asistentes a la ciudad deportiva pudieron ver algo que en el pasado también se vivió en la ciudad deportiva bética, ya que lo realizado ayer con Montero era habitual con David Odonkor. El alemán también se caracterizaba por una gran velocidad, que no aprovechaba lo suficiente para ayudar al equipo.

Siempre sustituido

Hasta la fecha, Montero ha jugado 761 minutos repartidos en 14 partidos. Ha sido titular diez partidos, comenzando desde el banquillo en cuatro ocasiones. Pero sin duda, el dato más significativo es el de las sustituciones, ya que de los diez partidos que fue de la partida sólo terminó uno. En todos los demás, fue elegido por Pepe Mel para volver al banquillo tras ser titular.

Que su aportación no termine de ser la esperada hace todavía más difícil su continuidad el año que viene. Llegó cedido en verano sin opción de compra, pero si de verdad se hubiera convertido en una pieza clave, el Betis lucharía este verano por seguir contando con el ecuatoriano la temporada que viene. No será así, aunque eso no quiere decir que no vaya a jugar en lo que resta de campaña. De hecho, viene siendo titular.

Fuente: ABC de Sevilla