Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Howard acaparó la atención y Lin no dio imagen de estrella

El base estadounidense de origen taiwanés Jeremy Lin llegó al Fin de Semana de las Estrellas como la nueva sensación de la NBA, pero su imagen en el campo no fue la mejor y no le restó protagonismo al pívot del equipo local de los Magic de Orlando, Dwight Howard, que es el gran centro de atención.


Publicidad

Lin, de 23 años, falló en el concurso de tiros desde detrás de la canasta, lo superó el base novato español Ricky Rubio, que estableció nueva marca mundial con 18 acierto, incluidos 16 consecutivos, por sólo ocho del base de los Knicks de Nueva York.

Luego en el Partido de las Promesas se quedó con sólo dos puntos (1-4, 0-2, 0-0), dio una asistencia y recuperó un balón en 10 minutos que estuvo en la pista del Amway Center.

Lin no generó ningún tipo de acciones interesantes como se pensó que podría suceder junto al propio Rubio y otro jóvenes talentos de la NBA que también jugaron en el partido.

El único momento de interés que generó Lin fue en la rueda de prensa, donde de nuevo repitió una vez más su condición de jugador marginado a ser el centro de atención, que tal vez puede perder si a partir de ahora no mantiene el mismo nivel de rendimiento en el campo, algo que el mismo es consciente.

De ahí que dijese que lo importante en la segunda vuelta es conseguir que los Knicks, como equipo aseguren su pase a la fase final, y se hable mucho menos de él.

Todo lo contrario de lo que sucede con Howard, del que el mundo entero de la NBA está pendiente, de cara a conocer cual va a ser la decisión que tome en cuanto a su futuro profesional.

Por eso, en la tradicional rueda de prensa que ofrecen los jugadores seleccionados al Partido de las Estrellas, que se dispute el domingo, Howard tuvo trabajo extra, especialmente en tratar de responder todo tipo de preguntas relacionadas sobre si al final hay o no hay traspaso.

El propio Howard pidió antes que comenzase la temporada regular que lo traspasasen, pero sigue en Orlando y al menos hasta el próximo 15 de marzo tiene todavía la posibilidad de salir del equipo, luego ya tendría que esperar al próximo julio y convertirse en agente libre sin restricciones.

Dwight Howard, pívot de los Magic de Orlando, será el gran centro de atención.

Los Magic son los que tendrán también que decidir si quieren conseguir algo por su traspaso o perder todo si se convierte en agente libre.

Como se esperaba, Howard no quiso decir nada del asunto el viernes y se centró exclusivamente en lo relacionado con el Fin de Semana de las Estrellas.

“Todo lo demás puede esperar”, se evadió Howard ante las preguntas. “Solamente quiero que la gente se divierta y disfrute. Esta es la semana del partido de las Estrellas”.

Howard recordó que la fiesta del descanso del Fin de Semana de las Estrellas era para los profesionales que habían destacado durante la primera mitad de la temporada, no para hablar de traspasos.

“Este es un momento de celebración para los muchachos que han tenido una magnífica primera mitad (de temporada) y para los muchachos que nunca han visto esto”, comentó Howard, que también dirigió el equipo de las celebridades de la Conferencia Este.

A pesar de la presencia de otras estrellas de la NBA como Carmelo Anthony (New York), LeBron James (Miami) y Kobe Bryant (Los Ángeles Lakers), Howard les quitó el protagonismo, algo que agradecieron porque así tuvieron menos trabajo.

Además tanto Anthony como James reconocieron que a ellos les tocó pasar también por el mismo proceso antes de conocer la decisión final que tomaron cuando cambiaron de equipo.

James pasó por el proceso de ser agente libre sin restricciones y admitió que hasta que se decidió por los Heat le toco pasar una etapa nada agradable, que inclusive le “cansó”.

“Sí, fue totalmente agotador”, declaró James. “Sé exactamente por lo que está pasando. Es una situación difícil de llevar. … Va a hacer lo que sea mejor para él y de eso se trata al final de la decisión que debe tomar cada profesional”.

El resto de las estrellas de la NBA se limitaron a cumplir con el expediente de asistir a la rueda de prensa y no dijeron nada de especial, tan sólo que llegaban para disfrutar del descanso de un fin de semana especial y que este año tenía doble valora ante lo dura que ha sido la reducida primera parte de competición.

Eso si, todos hablaron del fenómeno Lin y de lo que pensaban hacer para frenarlo, incluido Howard, que como el resto de los jugadores dijeron que la clave no es otra que “buena defensa”.

Como la que le hicieron los Heat de Miami y que dejaron al descubierto que Lin todavía está muy lejos de ser estrella, aunque se encuentre entre ellas en Orlando, gracias a tres semanas mágicas, que el propio Lin admitió será difícil repetir cuando vuelva la acción dentro de la NBA.