Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La prensa alaba “el juego perfecto” de Fernando Torres

Londres, 15 jun (EFE).- El “juego perfecto” de Fernando Torres y sus dos goles ayer contra Irlanda en la Eurocopa centran todos los comentarios de la prensa británica sobre el encuentro, después de las críticas de los últimos meses sobre la actuación del delantero del Chelsea.


Publicidad

“Fernando Torres y España acaban con las esperanzas de la República de Irlanda”, titula “The Guardian”, que destaca que el delantero madrileño, autor de dos de los cuatro tantos de España en el encuentro, “redescubrió su apetito por los goles”.

La selección española “se hartó de la posesión y desde las gradas era fácil maravillarse con la técnica, la seguridad de los toques, la potencia y la velocidad de los pases”, continúa “The Guardian”, y añade: “Iker Casillas fue un espectador virtual en la meta de España”.

El diario sensacionalista “The Sun” subraya también el “juego perfecto” de Torres: el delantero “puso a Irlanda entre la espada y la pared”.

Los “once hombres” de Irlanda no podrán descansar durante una semana porque tendrán pesadillas con “Andrés Iniesta, Xavi y David Silva bailando en sus sueños”, bromea el “Daily Mirror”, que alaba la gran potencia de Fernando Torres.

Este periódico destaca numerosas fotos de los ataques del delantero y califica la goleada de España de “diluvio de goles”.

“Irlanda 0 – España 4: Torres redescubre su toque goleador y manda a casa a los hombres de ‘Trip’ (por el entrenador de Irlanda, Giovanni Trapattoni)”, titula por su parte “The Daily Mail”.

“The Times” titula “Torres pone fin a su sequía con España” y lleva a su página web principal una foto del jugador tras marcar su primer tanto, en el minuto 4.

La prensa británica describe el sufrimiento de la selección irlandesa con términos como “experiencia penosa”, “vergüenza”, “humillación”, “amargura” y “noche deprimente”. EFE