Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Habemus Rafa

Con una derecha tan asesina como los ganchos matadores de Joe Frazier, Rafael Nadal Parera llegó al ‘match point’ ante Juan Martín Del Potro. Cuando una derecha volátil del exhausto Del Potro aterrizó en el pasillo de dobles, Rafa Nadal pudo arrojarse sobre la pista azulada del Stadium de Indian Wells y saludar su primer título en pista rápida desde 2010. Tras sobrevivir dos horas y 29 minutos en la espesura de un combate lleno de emoción, Nadal regresa al número cuatro del mundo al firmar su victoria número 600 en la ATP y su tercer título en Indian Wells: 4-6, 6-3 y 6-4.


Publicidad

Con el triunfo, y en el Día de San Patricio, Rafa Nadal suma ya más títulos Masters que ningún otro jugador de la ATP: 22, por 21 del segundo, Federer. Tras cuatro torneos consecutivos, con cuatro finales, tres títulos y 17 triunfos (17-1), Nadal no jugará ahora el Masters 1.000 de Miami-Key Biscayne (que nunca ha ganado y registrará su primera ausencia desde 2004) y ya reaparecerá en Montecarlo, para abrir la temporada europea en tierra batida.

Nadal arrancó a paso de carga: 3-0 y punto extra para sellar el 4-0 sobre servicio de un Del Potro chirriante. El gigante de Tandil (1,98) daba sensación ortopédica en sus desplazamientos al revés, desesperado tras los trozos de metralla que mandan los golpes (o ganchos) de derecha pesada de Nadal. De súbito, y tras salvar puntos que hubieran valido el 4-0 y el 4-1 para Rafa Nadal, Del Potro emergió de sus prótesis y de las simas del cansancio de las semifinales… y martilleó a Nadal con un fabuloso parcial de 9-2 que le dio el primer set (6-4), de paso para ventaja de 3-1 en la segunda manga. Del Potro aprovechó los tres puntos de ‘break’ que le concedió un titubeante Nadal.

El desierto californiano hervía: a 33 grados. Pero ni los terribles tiros planos de Del Potro (golpes ganadores a 150 km/h y cinco saques directos) podían adueñarse, hasta el último suspiro, del semisalvaje y valiente corazón de Rafael Nadal: con ese 3-1 para Del Potro en el segundo set, Nadal cargó contra el argentino, que empezaba a tirar de baterías de reserva y ya se adentraba en territorio comanche: Territorio Nadal. Una doble falta de Del Potro abrió el camino para el ‘break’ decisivo del segundo set, que Nadal sentenció con 6-3. En el tercer juego del set final, Nadal quebró nuevamente el servicio de Del Potro, al que remató en el décimo juego y al cuarto punto de partido. “Una de las victorias más emotivas de mi carrera”, admitió Rafa Nadal. Que Dios le bendiga: ha vuelto.

Fuente: Marca.com