Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

12.8 millones de dólares anuales para Víctor Valdés

El nombre de Víctor Valdés sonó con fuerza en la noche del pasado martes en Saint-Denis. Su actuación ante Francia en el estadio que le vio ser héroe de la segunda Liga de Campeones del Barcelona no hizo más que ratificar que la portería española es posiblemente la mejor cubierta del mundo y que Valdés está en el pequeño elenco de los mejores del mundo.


Publicidad

Así lo entiende el Anzhi. El equipo del que es capitán Samuel Eto’o, del que es director deportivo Roberto Carlos y que tiene al mando al presidente de la República de Daguestán, Magomedsalam Magomedov, quiere que Víctor Valdés sea su portero y a ser posible ya desde al próxima temporada. Para ello no van a regatear esfuerzos económicos.

El equipo ruso ya se ha puesto en contacto con Valdés con un mensaje claro: quiere que sea el portero con el que dar un salto de calidad tanto en la Liga rusa como en la Liga de Campeones y, para ello, la fórmula es convertirle en el portero mejor pagado del mundo.

El equipo ruso está dispuesto a que Valdés perciba por cada temporada 10 millones de euros, una cifra que se podría ver aumentada en otros dos dependiendo de determinados objetivos y variables contractuales. El Anzhi entiende que la única manera de hacer que el gran esfuerzo económico que se puede permitir en jugadores para irrumpir con fuerza en Europa es hacerlo con los mejores en todas las líneas, no sólo en ataque.

El nombre de Valdés apareció entre los técnicos del equipo ruso, ahora dirigido por Guus Hiddink, desde el momento en el que supieron que la decisión del meta internacional del Barcelona era la de no continuar en el Camp Nou.

Conscientes de que no están aún en condiciones de competir a nivel deportivo con las grandes ligas occidentales, el Anzhi juega su baza económica. Es imposible que haya un equipo dispuesto a poner sobre la mesa de Valdés la cantidad de millones de euros que ofrece el Anzhi.