Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Diana Nyad anuncia su adiós tras histórica travesía entre Cuba y EEUU

Miami, 3 sep (EFE).- La nadadora estadounidense Diana Nyad anunció hoy su adiós a las travesías de larga distancia en el océano, tras convertirse ayer en la primera persona en nadar entre La Habana y Florida sin jaula anti-tiburones.


Publicidad

En declaraciones a medios locales, Nyad explicó que su deseo a partir de ahora será recaudar dinero con pruebas de resistencia en piscinas, con el objetivo de ayudar a víctimas de tornados, huracanes y atentados terroristas.

Su próximo reto será un evento benéfico en Nueva York, donde nadará 48 horas en una piscina para recaudar fondos destinados a las víctimas de la tormenta Sandy.

La nadadora, de 64 años, contó hoy que durante su recorrido por las aguas del Atlántico se dedicó a cantar mentalmente canciones de Neil Young y a contar en lenguas extranjeras.

“Cuando te sientes bien y estás nadando de día, vas cantando canciones de Neil Young y cuentas en francés y alemán y español. Simplemente pasas el tiempo”, manifestó durante un encuentro con medios locales en Key West, al sur de Florida.

Nyad, que nadó un total de 165,7 km (110 millas) vio cumplida su meta tras 53 horas de travesía, durante la cual estuvo acompañada de un equipo de apoyo integrado por 39 profesionales, entre ellos buzos, médicos y marineros.

Este fue el quinto intento de Nyad, quien emprendiera por primera vez su travesía en 1978, ocasión en la que sí usó protección contra tiburones pero fracasó en su meta por las condiciones climatológicas adversas.

Posteriormente, volvió a intentarlo en dos oportunidades en 2011, y en agosto de año pasado, al cabo de haber completado más de 60 millas, tuvo que abandonar el trayecto a causa de las picaduras de medusa.

En esta oportunidad, la nadadora se aplicó una vacuna creada por la especialista Angel Yanagihara, de la Universidad de Hawai, para inhibir los efectos que producen las picaduras de las llamadas “medusas de caja”.

Según contó la propia nadadora a la CNN, para esta travesía contó con el apoyo de una máscara de silicona para evitar las picaduras de las medusas.

Sin embargo, la máscara le hizo tragar mucha agua salada ocasionándole continuos vómitos. “Tengo que decir que pasé dos noches sufriendo, esta vez con la máscara, con el agua salada”, confesó.

A través de su cuenta oficial en Twitter, el presidente estadounidense, Barack Obama, se sumó a la ola de felicitaciones ofrecidas a la nadadora, junto al mensaje “nunca renuncies a tus sueños”. EFE