Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

México con nervios de punta para salvar el orgullo y el negocio del Mundial

México, 25 oct (EFE).- La selección de fútbol de México camina por la cornisa de la repesca al Mundial con los nervios de punta y aferrada a la fe de que las extremas medidas de sus directivos, a costa de tres técnicos que quedaron tirados en el camino, ayudarán a la clasificación y salvarán un negocio de 600 millones de dólares.


Publicidad

Es lo que calcula el mercado mexicano que mueve el Mundial por derechos comerciales y de televisión con su selección.

El Tri acabó el 15 de octubre con mucha pena y ninguna gloria las que serán recordadas como sus peores eliminatorias en 32 años.

La selección terminó cuarta el hexagonal de la Concacaf, puesto nada honroso para su rancio abolengo en esta latitud futbolística, lejos de los tres lugares que dieron pasajes directos al Mundial y con el premio de consolación de la repesca con Nueva Zelanda.

Quedó así esculpida la ‘imagen de gigante con pies de barro’, a punto de desmoronarse por el empuje de rivales como Estados Unidos, Costa Rica y Honduras, e incluso Panamá, que hasta el último minuto estuvo a punto de privar a los mexicanos del pase a la repesca.

Pudo haber sucedido, de no ser por la ayuda de Estados Unidos, su más enconado adversario en la Concacaf, al ganar en los tres últimos minutos a Panamá al final de las eliminatorias, el 15 de octubre.

Los problemas en el Tri brotaron como la maleza y los malos resultados, agravados por el exceso de confianza, la anemia de goles y la sucesión de cuatro entrenadores en apenas un mes hicieron de México un blanco fácil de los críticos por la actitud antipática de jugadores, técnicos y directivos.

La ironía sobre la suerte de México originó diversas manifestaciones. Desde la expresión “de nada, México” proferida en Estados Unidos por su victoria de 2-3 sobre Panamá que devolvió a la vida al Tri, al “Se creen España” del goleador costarricense Jerry Bengtson pasando por “¿Qué himno cantarán, el de Argentina o México)”, lanzado por el técnico de Panamá, Julio César Dely Valdés.

Todas impactaron en el blanco como dardos venenosos en un ambiente donde hay poca autocrítica.

El dedo en la llaga lo puso ayer el exgoleador Hugo Sánchez.

“México no merece ir al Mundial”, afirmó ayer el mejor futbolista mexicano de todos los tiempos. Añadió que los directivos usan a la selección “como un juguete” que sólo les sirve para ganar dinero.

Fue de los propietarios de los principales clubes locales la idea de que el mejor equipo del año en el país, el América, debe ponerse el uniforme de la selección y, con algunos refuerzos, encarar la repesca contra Nueva Zelanda.

El entrenador del América, Miguel Herrera, fue ungido el sábado pasado para tal misión.

Pero antes de él desfilaron y fueron quemados en la hoguera de las vanidades tres colegas. José Manuel ‘Chepo’ de la Torre fue destituido a comienzos de septiembre, un día después del ‘Aztecazo’ propinado por Honduras al ganar a domicilio por 1-2.

En los siguientes tres partidos que restaban a las eliminatorias, la Federación Mexicana de Fútbol ‘quemó’ a dos de sus mejores cartas promisorias para conducir la selección absoluta.

El ganador de la medalla de oro en Londres 2012, Luis Fernando Tena, se fue por la puerta trasera al siguiente partido horas después de caer por 2-0 en la visita a Estados Unidos.

Y a Víctor Manuel Vucetich, el entrenador en activo más ganador del balompié mexicano, de nada le sirvió su hoja de servicios con cinco títulos de Liga y tres en Concachampions.

Debutó con ajustada victoria sobre Panamá en la penúltima jornada de las eliminatorias pero tuvo, ‘el pecado’ de no poder impedir la derrota en la última en los pagos de Costa Rica.

Herrera también tiene fecha de vencimiento. Dejará el Tri al terminar la repesca, independiente del resultado.

El papelón mexicano en las eliminatorias también desató presión en las últimas jornadas para convocar jugadores nacionalizados.

Pero ni los nativos ni los adoptados encontraron en la cancha el punto ideal de juego y al final se vio a un equipo timorato, sin alegría, que parece estar al “borde del sistema nervioso”, según declaró esta semana a efe Jorge Valdano, exjugador, extécnico y exdirectivo del Real Madrid.

Estrellas como Carlos Vela prefirieron mantenerse lejos de la selección y edificar su carrera lejos del Tri. Otros como el portero Guillermo Ochoa desoyeron los llamados de ‘Chepo’ De la Torre. Como el hijo pródigo volvió por pedido de Vucetich, y ahora salió por decisión de Herrera.

Sí, en México están al borde de un ataque de nervios. EFE